Fotogalería

martes, 5 de octubre de 2010

Cronica del Pozo III

Hasta los quince años El chulo Galiana le daba consejos en esto y en aquello y cuatro días de cada mes tundía a palos a su madre por no querer salir a trabajar con la regla.
-"La puta vieja iba a cumplir treinta y tres tacos, estaba muy estropeada y no le quedaba mucho tiempo para andarse con tonterías, ¿sabes?"
Desgraciadamente lo sabía porque ya me lo había tratado de justificar alguna que otra vez y también me había contado como él mismo se tronchaba de risa cuando la veía salir corriendo hacia el baño, con El Chulo detrás, arreándole patadas en las nalgas.
-Si no es por no ir -gimoteaba ella,- si es que los clientes así no me quieren, Gali.
Y el Chulo Gali le daba una de izquierdas para doblegarle la voluntad y otra de derechas para volver a ponerla en su sitio. Luego le tiraba el bolso a la cara y la echaba a la calle.
-Y no se te ocurra volver sin hacer por lo menos diez mil. Aunque estés con el tomate siempre se la puedes chupar a un viejo. Ahí fuera hay gente para to.
-Si es que estoy mu cansá Gali -probaba a hacer ella un último intento echándose a llorar.
-¡Qué no me llames Gali, coño, que me suena a maricón francés! –zanjaba entonces él la discusión antes de cerrarle la puerta en las narices y dejarla del otro lado con su llanto, sus patéticas lagrimas de rimel barato y su eterno aspecto frágil e inestable sobre los tacones.
-"Mi madre jamás ponía los pies derechos. O caminaba con ellos hacia adentro, o se tumba con ellos hacia fuera. El Chulo le daba la bronca to los días y le compraba zapatos para que le pusiera al paso un poco más de gracia, pero al final siempre le decía que se parecía a la Olivia de Popeye".
Pronto, también yo tendría la ocasión de comprobar en persona lo exacto de aquella zahiriente comparación y también a mí, al verla subida en una de aquellas plataformas que debía mercarle El Chulo en la red de San Luis, me pareció que de un momento a otro, en cualquier giro forzado o torsión, sus frágiles tobillos se troncharían y se quedaría tirada en el suelo como si se hubiera despeñado desde ellos.
-"¿Por qué me miras tanto los zapatos?- le preguntaba a su hijo, ante la cara de sorna que solía ponerle.
-Pues por que molan mazo, tronca -le mentía este- dime, ¿te los pones tú sóla o te ayuda alguien a subirte?
-¿A qué me quedan bien? Gali dice que me resaltan el culo.
-¿De qué culo hablas tía? Tustás colgá. Si es que no me extraña na que el Chulo te meta de yoyas. Te lo tienes merecido por ser tan tonta y tan colgá. Todo lo que te pasa, en realidad te está bien empleado por tonta y por yonky".
Desde luego tener una madre poco agraciada, prostituta y encima corta de luces, era de las peores cosas que le podían tocar a uno. Hasta ahí yo también le ofrecía mi comprensión, pero El Chulo iba más lejos en sus reclamaciones y le decía que a las madres como la suya, las tenían que sacar los ovarios por el ombligo antes de que les crecieran las tetas, para que luego no fueran dejando cagadas por ahí. Como consecuencia lógica de aquellas enseñanzas, lo único que Lefo creía tener que agradecerle a su madre era que le hubiese parido en una acera, colmando así de honores y autenticidad su alma de punk. A veces Lefo, de tan desgraciada y tirada como la veía, sentía pena de sí mismo.

2 comentarios:

  1. Cuerpo que trabaja como cuerpo

    Yacer y hacer felices a otros en sus cuerpos

    Un amigo me comentaba que siempre que se había visto obligado a ir a lugares de alterne, terminaba hablando con ellas.¡ Me encanta!.
    ¿Qué se busca ?. La salvación de uno mismo, la de ellas, es puro miedo...
    La trabajadora sexual se limpia, se viste, y se prepara para recibir un nuevo pene, de modo que es una mujer que en el fondo nunca es poseída del todo por ningún hombre. Y eso es difícil de aceptar. “yo con ella solo habló “

    "Señor. El arte es prostitución, Uno vende su mayor bien, vende su alma"

    Charles Baudelaire

    ResponderEliminar
  2. Marta Bilbao,

    Voy a leerte, te leo mientras viajo...me apetecen cinco horas contigo,hoy me haces reir,has conseguido lo que nadie...tu eres el culpable, de que empiece a leer...y resulta que me gusta,a estas horas toca risa...a deshoras...te tengo a mano en mi mesilla.

    Deberían tenerte en los libros de texto, sería más amena la literatura,

    litera-tura..ya lo dice su palabra....a dormir, tu me despiertas...y eso es muchísimo

    ResponderEliminar