Fotogalería

sábado, 15 de enero de 2011

In memoriam, Ricardito

"Ricardito el exquisito, treinta y tres veces bonito, que le dolían los cojones de ser guapo" Eso cantaba anoche mi padre Ricardo a sus ochenta y ocho, cuando se fue a la cama. Esta mañana, ya no se ha despertado para desayunar. Su cara dormía aún serena y en su última mirada de párpados entrecerrados no había miedo, ni crispación, sólo un poso de ironía.

Hasta siempre Cayo.

1 comentario:

  1. Descanse en Paz... Ricardo... dulce...tierno...con un divertido toque de cascarrabias...ironicamente inteligente...
    Asi lo ví yo... asi te veo... con tu bote de nivea perdido... saluda a los mios en tu nueva casa... seguro te los encuentras.. En El Cielo... claro...

    ResponderEliminar