Fotogalería

sábado, 12 de marzo de 2011

Teta

Tenía una teta perfecta, sólo una pero perfecta, una de esas tetas dibujadas con tiralíneas, que ni siquiera parecía de verdad. Sin embargo lo era. Era La Teta por antonomasia, la teta diez. la teta patrón, una teta de estatua, de icono femenino para la eternidad, una teta de proporciones aureas y de pincel inspirado, una teta sublime e intemporal a salvo del tiempo y de la moda. Una teta por la que existir.

Qué pena que sólo tuviera una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario