Fotogalería

jueves, 7 de abril de 2011

Monólogos del Loco (fragmento)

Todas las cosas tienen su porqué. Los porqué se amoldan a los todo. Cada uno tiene el suyo y se casan una vez y para siempre como los enajenados de dos patas. Los porqués están por ahí sueltos, a su aire, pululando como medias naranjas a la búsqueda de un significado completo. Cuando lo encuentran, cuando se casan, se produce un hecho en el mundo de los sucesos. Un acto con causa y efecto, con origen y desenlace. Una casualidad de casualidades que luego los científicos se empeñan en explicar o resumir en una fórmula y los demás en aceptar por las buenas. La lluvia se produce siempre de la misma manera, pero nunca llueve dos veces igual. De vez en cuando uno se encuentra un porqué de manera fortuita y hace un hallazgo al que llama descubrimiento. Se pone por ello muy ufano y pasa a engrosar la lista de los sabios. Esto es muy bonito, altamente gratificante y mucho más aún si te dan un premio y puedes descubrir también que te has vuelto tan arrogante como para ir a recogerlo, pero no tiene nada que ver con lo que estaba diciendo. Lo que yo decía es que mi misión es juntar todos los todos y todos los porqués y de esa forma saber todas las respuestas. Yo soy la duda que formula la pregunta que desvela la verdad. Yo soy la última respuesta, pero por si acaso, no dejo nunca de investigar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario