Fotogalería

miércoles, 20 de julio de 2011

Egolatría (frases)















      Lo más molesto de un ególatra es que se diga lo que se diga, siempre piensa que lo dicen de él.

      A algunas personas la SGAE deberían cobrarles un cannon especial por el uso abusivo que hacen de la palabra yo.

       Es fácil detectar al ególatra compulsivo, siempre que tú hagas algo él dirá "Hemos hecho" y si le dejas que te ayude, entonces usará el  "He hecho" . 

     Estas personas se sienten tan incómodas con los silencios que son capaces de contar cualquier majadería con tal de espantarlo. No es grave, sólo es un problema añadido de superficialidad.

     Si de verdad fueras el alma de las fiestas, de vez en cuando te invitarían a alguna.

       Es verdad que se te puede considerar un amigo seguro, siempre fallas.

      Eso tan grande que no te cabe dentro se llama Ego Desmedido y es malísimo tener que cargárselo a la espalda. Sobre todo por lo que cansa a los otros.

      Si miras a los demás como si fueran el mero decorado de tu vida, no te extrañe que tu vida les parezca un puro teatro.

      El peor de los ególatras es el que encima no posee ninguna habilidad especial. Esos, generalmente y a falta de otra cosa, suelen presumir de inteligencia y hasta son capaces de decir que pertenecen a alguna asociación de superdotados del estilo de MENSA, AGORA, EPSA, etc.

      Los ególatras sienten un terror cerval por la soledad, no soportan estar consigo mismos ni una hora.

       En una conversación, el ególatra es el que no escucha, porque está simplemente esperando a que te calles para hablar él. Si tardas en callarte, entonces te acabará interrumpiendo. Además, si la conversación no trata de él, la cambiará.

   Generalmente dentro de un ególatra, habita un complejo sublimado de inferioridad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario