Fotogalería

domingo, 14 de agosto de 2011

La Cara

La verdadera cara del político que hace promesas que no cumplirá, la del banquero que te garantiza que tu dinero estará a buen recaudo en su bolsillo, la del vendedor de seguros que te asegura a todo riesgo que podrás vivir tranquilo confiándole a él tus pertenencias, la del patético que se confiesa tu mejor amigo porque le gusta tu mujer, la de ese con cara de jibaro trasnochado que sale en la tele por las noches jurando que con su bola mágica puede cambiar tu vida si le llamas al 902 …, la del intermediario del que plantó el tomate, que compró a 3 y vendió a 100, la del que lleva la camisa limpia y las uñas renegridas cuando te firma un talón, la del dueño del bar que recicla las rodajas de limón de las cocacolas, la del que baja al perro cuando todos duermen para no tener que retirar sus heces, la del padre de familia íntegro y ejemplar que vende armas por el día y le cuenta cuentos a sus hijos de un mundo feliz, mientras los arropa por la noche, la del que mira a los niños como si no lo fueran, la del que hace negocio de la enfermedad, la del que se reviste de dignidad detrás del dinero y de la impunidad, la del aspirante a genio que pone en su boca las palabras de otros para hacerse el sensible y el intelectual,… y la de cualquier otro de esos que hay por ahí, (porque en este mundo tiene que haber de todo), malevoloporcino, cronológicamente ambiguo y medio defectuoso, que a primera vista, o sea, visto por fuera, pueda parecer interesante, inteligente y hasta guapo, pero que mirado en profundidad, sufra una metamorfosis implacable hasta parecerse (como se parece una caca a su olor), al dibu que he hecho hoy con el móvil. ¿A que todos conocemos a alguien que se parece al dibu que he hecho hoy con el móvil? (cómo mola mi móvil)
Por cierto y ya que alguien me lo preguntaba el otro día, sí, los dibujos que pongo en mis entradas han sido perpetrados por mí, en el teléfono, y son de uso público, o sea que me da igual que los copien, siempre y cuando no los usen con deshonestidad.

Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario