Fotogalería

sábado, 21 de abril de 2012

Rechazo Amoroso

Cuando una mujer rechaza a un hombre es porque es una mujer sensata, selectiva, con capacidad y atractivo suficientes como para elegir. Cuando un hombre rechaza a una mujer, invariablemente es que es marica. A cuenta de este topicazo yo ya he pasado por gay unas cuantas veces, e incluso recuerdo alguna "rechazada" que hasta llegó a presentarme a sus amigos homosexuales para salir de dudas. Eran majos, muy monos, muy sensibles y todo eso, pero no iban por ahí los tiros. Aún así, cuando tiempo más tarde ellas me vieron casado y con hijos, todavía eran capaces de seguir inventando explicaciones inverosímiles en lugar de aceptar la más sencilla de todas, o sea, que no me gustaban y que no me ponían, aunque ellas se vieran como la reina de las mil tetas. Y es que a veces, estar buena no es suficiente, al menos para mí. Algunos hombres también pedimos algo más que un buen culo para motivar nuestra líbido. Química, complicidad en el morbo, cierta dosis de pecaminosidad clandestina, y como no, ese séptimo sentido que hace que dos cuerpos funcionen como uno solo. Y es que por algún sitio lo dejé ya escrito, que eso que llamamos atracción sexual también se llama bisulfito de metilo. O sea, feromonas combinables. Lo demás es sólo imagen, miraditas tontas y vacuas, un pedal de gatos pardos a las cuatro de la mañana, o simples ganas de meterla en cualquier agujero. Pero ni todas las gatas son pardas aunque uno vaya ciego, ni todos los tíos son unos salidos con la cabeza llena de semen. Además, para eso, ya están las muñecas inflables.
Pongámosle al sexo un poquito de neuronas, por favor.

2 comentarios: