Fotogalería

sábado, 9 de junio de 2012

A Marta

Abrazado a la ternura de tu pecho oigo el run run de tu corazón. No necesito más para quedarme dormido, para saber que mañana amanecerás junto a mí. Mi almohada ya no me consuela, ya no me sirve, ni me alivia, ni me acompaña, ni me llena. Ahora sólo me llena tu run run, el latido de tu inmensa presencia descansando a mi lado, respirando el mismo aire, el mismo sueño, el mismo cariño que yo.

1 comentario:

  1. se suele decir que las palabras se las lleva el viento...
    escucharte cuando me hablas al oido, no tiene palabras...
    leerte me deja sin palabras...
    yo también te quiero...

    ResponderEliminar