Fotogalería

lunes, 3 de septiembre de 2012

Bolinaga




Asesinó a tres personas sin darles opción a defenderse, las dejó tiradas en la acera encima de un charco de sangre y expuestos al morbo público de los noticiarios. También mantuvo secuestrado en una caja de zapatos de hormigón, escondida bajo el suelo, a un semejante, durante quinientos treinta y dos días con sus noches, sin inmutarse, sin demostrar un ápice de piedad, de respeto, o de humanidad y ahora dice que quiere que le saquen de la cárcel -donde vive podrido pero sin arrepentirse, ni pedir perdón-, porque está muy enfermo y quiere irse a morir con dignidad a su casa.

Vivir para ver... y para oír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario