Fotogalería

martes, 5 de febrero de 2013

Ana Mato


Qué envidia me das Ana, hija, de verdad, qué bien te organizas por favor, osea . A mí es que no acaba de lucirme el pijo natural. Mi mejor momento del día también es por la mañana, cuando me visten a los niños, como a ti,  y ayer domingo sin ir más lejos le dije al servicio, perdón a la tata. "Manolita, vístame a los niños de azul patrio y tráigamelos a la salita que vienen a verlos los abuelos" El problema es que mis niños (no sé si no debería empezar a llamarles ya los chicos) tienen treinta años y lejos de dejarse vestir, fueron ellos los que acabaron desuniformando a Manolita, que es moza lozana , gallega rijosa y que está de muy buen ver, y cuando llegaron los abuelos después de oír misa y de comprar el postre en Embassy, se encontraron con una escena sicalíptica que más bien parecía sacada de Gandía Shore. Tánto colegio de pago y tánta carrera en el CEU y ya ves Anita qué resultado. El uno me lleva rastas y dice que es antisemita... ¿o era antisistema?, bueno no sé, y el otro se quiere tatuar el logo de Chupachups en la piel del prepucio. Desesperado estoy de la vida con ellos, porque encima he tenido que despedir a Manolita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario