Fotogalería

miércoles, 18 de junio de 2014

La vergüenza de tener un Rey


Sólo un apesebrado del sistema, o un alienado intelectual, puede aceptar de buen grado en el siglo XXI,  la imagen de un Rey, ese concepto carpetovetónico y desfasado de alguien que por derecho de cuna, sea más que él, viva mantenido por él,  deba rendirle pleitesía y encima no esté sujeto a derecho. España ya perdió dos oportunidades históricas de haber podido ser otro tipo de Nación. El concilio de Trento, donde dejamos que la iglesia se adueñara de nuestras vidas, a través de la Inquisición, y la Revolución Francesa, donde perdimos la ocasión de haber decapitado al poder absolutista de la corona y de sus círculos de poder. Mañana jueves 19 de junio de 2014, perderemos la tercera oportunidad de pasar página de una vez y de gobernarnos como adultos. Por eso España sigue y seguirá viviendo una democracia de cartón piedra, bicéfala y al servicio de los poderosos, en lugar de  una controlada por todos y al servicio del ciudadano. Por eso seguimos a merced de ambos, cruz y corona y por eso mañana, yo sentiré una vergüenza  infinita por cada uno de los súbditos, plebeyos y avasallados,  que se echarán a la calle a vitorear al nuevo monarca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario