Fotogalería

viernes, 29 de abril de 2016

Pensar, no es aprender.






          Aprender sin pensar es vano. Pensar sin aprender es peligroso. Y siguiendo este viejo axioma de Confucio, me pregunto yo ¿Los congresos de obesos, se llaman congruesos? ¿Por qué las ciudades cada vez están más llenas de gente y más vacías de personas? ¿En la mermelada de zanahoria, cuándo se acojona a la zanahoria con el rallador? ¿Por qué los astrónomos se empeñan tanto en encontrar agujeros de gusano, cuando yo conozco a un montón de personas que vive en uno de ellos?. Si es que no aprendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario