Fotogalería

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Palabras sin Fotografía

Uno se queda pasmado con los comentarios que se encuentra por aquí (http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/20/actualidad/1474390947_581338.html)más o menos resumiendo, todos los musulmanes son del Isis y van a parar al mismo saco. Al mismo saco de una gente adocenada, sin memoria y sin criterio propio ¿Qué si me gustan los musulmanes y sus costumbres? No, no me gustan nada y yo también percibo que hay unas diferencias culturales insalvables y prefiero que se queden en su país, pero la cruda realidad es que ya no tienen un país en el que quedarse, ni una vida que vivir, porque desde el 11s, EU con la connivencia hipócrita y el dejar hacer de Europa ,les ha privado de ello. Nadie suma dos más dos y nadie entiende que de aquellos polvos vienen estos lodos. Ellos son los malos y punto. La memoria del neoliberalismo es como la de los peces. Los musulmanes donde mejor estaban es en su casa y en su medioevo cultural. Pero tuvimos que ir a meter el palito en el avispero para esquilmarles sus recursos como unos vulgares macarras. Así que ahora los lerdos del mundo se echan las manos a la cabeza y dicen en el colmo de la descomposición intelectual, que es que nos odian. No me hagan reír. Yo también odiaría al que me hubiera hecho algo así y es lógico que ellos lo hagan. Ellos tienen desde entonces un 11m y un Charli Hebdo todos los días en un mercado, o en una mezquita, pero ya no nos alcanza ni para entender eso, ni para solidarizarnos con sus muertos como nos solidarizamos con los nuestros. Ellos son malos porque sí y se lo merecen. Después de haberles bombardeado hasta la dignidad, queremos que nos respeten y que acepten lo que les toca, sin rechistar. Unos miserables, eso es lo que somos y si ahora no nos apetece que vengan a vivir aquí, paguemos los platos que les hemos roto para que se puedan quedar en su tierra ¿Están mejor ahora que con Gadafi, o con Sadám? ¿Con qué autoridad moral fuimos nosotros a enmendarles la plana, como si nuestro primer mundo fuera perfecto y maravilloso y no estuviera corrompido hasta el tuétano? ¿Nadie va a sentar nunca en el tribunal de la Haya a los artífices de esta ignominia, de la que me siento avergonzado como occidental? Pues no, por lo visto hay que tirarles confeti. Esos son los valores de occidente. Pero saben qué, que la verdad no tienen bandos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario