Fotogalería

lunes, 18 de diciembre de 2017

Geoingenieria, política y control de medios e internet



España ya no es un país de izquierdas, ni de derechas, es un país de desconcertados que votan por inercia y piñón fijo a la misma corrupción bicéfala que tenemos por democracia. Tampoco creo que nadie espere ya nada de los políticos, ni de sus partidos, salvo que les permitan quedarse como están. Y es que también somos un país resignado a la inacción social, nos metieron en la mollera y a martillazos que no es europeo ni civilizado y sí cafre e iconoclasta, echarse a la calle a pedir reformas y explicaciones y no hemos sido capaces de salir de ese marasmo. Los políticos no son nuestros empleados, por lo visto es al revés. Los medios de comunicación no nos informan, se limitan a aleccionar. El nivel cultural baja, las consignas de manada se imponen y cada vez estamos más lejos de la verdad.




La derecha esclaviza, la izquierda adoctrina y ambas son las caras de una misma moneda; El Sistema. Hablar de derechas y de izquierdas como de dos conceptos diferentes, antagónicos y sin conexión, es por lo tanto una soberana idiotez. Una vez entendido esto y sabiendo que votes a quien votes, siempre votas al Sistema, la verdad se abre paso por sí misma con absoluta nitidez. Revolución, guerra civil, dictadura, falsa democracia y vuelta a empezar. Esas son las 4 etapas de esta engañifa de sistema desde Cromwell y la Revolución francesa. Ya no hay nada que inventar. La banca y el empresariado mandan, los políticos ejecutan y la justicia reviste todo de legalidad.




Alternando periodos de bonanza y de burbujas económicas con otros de crisis, El Sistema por la derecha vende estabilidad, moderación y eficacia y por la izquierda avances sociales y cambios progresistas, pero ambas dependen de los mercados. Ambas son una mentira, una ilusión, la una se complementa con la otra y las dos trabajan en beneficio de sí mismas, o sea de El Sistema. En el fondo y a los libros de historia hay que remitirse, la derecha representa totalitarismo, clasismo, elitismo y brecha social, empleo precario, sueldos miserables e impuestos desproporcionados, y siempre ejerciendo un control exahustivo sobre el ciudadano, con recortes de libertad, pero conservando y ampliando los privilegios para sí. La izquierda por su parte representa la falsa igualdad, la tolerancia y el aperturismo social envuelto en doctrinas e ideologías de todo pelaje, supuestas medidas sociales y supuestos derechos fundamentales e inamovibles, pero su verdadero objetivo es la mera doctrina del pensamiento único, que luego haga aceptar con docilidad los periodos de recortes de libertad y esclavitud. La derecha hablará de seguridad, estabilidad, prosperidad, tradición, orden y disciplina, y la izquierda de igualdad, solidaridad, cambio, progreso, aperturismo, libertad, justicia, altruismo... muletillas de un mismo discurso para necios, ya que la incultura y la ignorancia son el arma de los dos. La perversión del lenguaje y los medios de comunicación son el instrumento que lo hace posible.





Los grupos de comunicación controlan la información y el pensamiento, cada vez concentran mayor número de medios y facilitan la alternancia y la continuidad de El Sistema. Lo protegen y premian el triunfo de la mediocridad. Si nos fijamos por ejemplo en la prensa, enseguida veremos que la prensa miente, intoxica y fabrica noticias y corrientes de opinión. La prensa tergiversa y retuerce la verdad y las palabras para defender lo indefendible, hace montañas de granos de arena y reduce cordilleras enteras (la corrupción generalizada) a fútiles anécdotas de polvo que se lleva el viento. Los medios en conjunto distraen la atención de los focos principales de interés y la desvían hacia polémicas de patio de colegio y entelequias para gallináceas (el sexo de los ángeles). Los medios son mentira y abuso, que se excusan cobarde, cínica y torticeramente en la libertad de opinión. Los medios insultan a la inteligencia y fabrican la “verdad”. Los medios informan y desinforman a conveniencia. La verdad también tiene dueño, y eso es  lo que en el fondo te cuentan y nada más.






La corrupción es algo más que el simple regodeo malsano de restregarnos por la cara el calcetín sudado de la impunidad, o el mero afán de hacerse rico, ya que se trata en realidad de acaparar parcelas de poder que te permitan seguir estando en disposición de gestionar El Sistema. Tanto derecha como izquierda, procuran perpetuarse y medrar copando esas parcelas a través del control o el monipodio de sectores, bancos, medios de comunicación, alimentación, energías, textiles y hasta de la difusión del arte y de la cultura. Cuanto más sátrapas, más premios y honores se conceden unos a otros, y fácil resulta comprobar como en ambos bandos los que nos gobiernan hoy son los descendientes de los que nos gobernaron ayer, desde la edad media.






Así que el último bastión de libertad que nos queda consiste en defender a muerte la independencia de internet y ganarles la batalla por su control. Es lo último que nos queda para podernos expresar libremente. Si dejamos que El Sistema lo controle como controla los demás medios, se acabó. 





jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Ideología de Género, o nueva Dictadura Social?



Eso que ya muchos llaman el nuevo orden mundial nos conduce a pasos agigantados hacia una sociedad uniforme, plana, monótona, formada por individuos planos y adoctrinados, carentes de criterio propio y agresivos con los que no la aceptan. Ahora, la ideología de género como parte de la ingeniería social que se aplica en los colegios para conseguirlo, está siendo una de las armas más efectivas. Se persigue conformar al ciudadano de las cuatro S, Sumiso, Sano, Seriado y Solitario. Para ello es vital la desintegración del núcleo principal de nuestra identidad, la familia, ese es el blanco a batir. Feminismo radical, ley de violencia de género, perversión del significado de las palabras y vidas virtuales en las redes sociales, enfrentan y aíslan a los individuos, creando enemigos donde antes había unidad, debilitándolos, volviéndolos vulnerables y manipulables frente al sistema. Cada impulso que tenemos, cada idea que creemos propia, hay que analizarla para ver si realmente es nuestra, porque si no es así, es que estamos siendo manipulados. El estado por encima de la patria potestad, está educando a nuestros hijos y ay del que se resista a ello. La falsa tolerancia que aparentemente les inculcan, esconde detrás un fanatismo intolerante con todos aquellos que no se dejan educar, que quieren ser ellos mismos y tener su propia forma de pensar. Lo que está pasando es grave y les estamos dejando hacer. Pronto, si no ya, será muy tarde para reaccionar y ni siquiera tendremos la capacidad de darnos cuenta de lo que nos han hecho.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Palabras sin Fotografía

Uno se queda pasmado con los comentarios que se encuentra por aquí (http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/20/actualidad/1474390947_581338.html)más o menos resumiendo, todos los musulmanes son del Isis y van a parar al mismo saco. Al mismo saco de una gente adocenada, sin memoria y sin criterio propio ¿Qué si me gustan los musulmanes y sus costumbres? No, no me gustan nada y yo también percibo que hay unas diferencias culturales insalvables y prefiero que se queden en su país, pero la cruda realidad es que ya no tienen un país en el que quedarse, ni una vida que vivir, porque desde el 11s, EU con la connivencia hipócrita y el dejar hacer de Europa ,les ha privado de ello. Nadie suma dos más dos y nadie entiende que de aquellos polvos vienen estos lodos. Ellos son los malos y punto. La memoria del neoliberalismo es como la de los peces. Los musulmanes donde mejor estaban es en su casa y en su medioevo cultural. Pero tuvimos que ir a meter el palito en el avispero para esquilmarles sus recursos como unos vulgares macarras. Así que ahora los lerdos del mundo se echan las manos a la cabeza y dicen en el colmo de la descomposición intelectual, que es que nos odian. No me hagan reír. Yo también odiaría al que me hubiera hecho algo así y es lógico que ellos lo hagan. Ellos tienen desde entonces un 11m y un Charli Hebdo todos los días en un mercado, o en una mezquita, pero ya no nos alcanza ni para entender eso, ni para solidarizarnos con sus muertos como nos solidarizamos con los nuestros. Ellos son malos porque sí y se lo merecen. Después de haberles bombardeado hasta la dignidad, queremos que nos respeten y que acepten lo que les toca, sin rechistar. Unos miserables, eso es lo que somos y si ahora no nos apetece que vengan a vivir aquí, paguemos los platos que les hemos roto para que se puedan quedar en su tierra ¿Están mejor ahora que con Gadafi, o con Sadám? ¿Con qué autoridad moral fuimos nosotros a enmendarles la plana, como si nuestro primer mundo fuera perfecto y maravilloso y no estuviera corrompido hasta el tuétano? ¿Nadie va a sentar nunca en el tribunal de la Haya a los artífices de esta ignominia, de la que me siento avergonzado como occidental? Pues no, por lo visto hay que tirarles confeti. Esos son los valores de occidente. Pero saben qué, que la verdad no tienen bandos.

lunes, 27 de junio de 2016

La cúpula de Podemos, desconcertada, asegura desconocer qué ha ocurrido




Lo que ha pasado es bien simple, España prefiere que les gobierne un ladrón, a que les gobierne un mesías iluminado. Lo más triste es darse cuenta de que al final hubiera sido mejor haber seguido en esa democracia triste de dos partidos y de alternancia que era PP-PSOE y el 20D hubiera ganado el PSOE, hubiéramos castigado la corrupción y los recortes totalitarios del PP y no hubiéramos perdido medio año de desgobierno. Pero nos hemos dejado marear, nos hemos dejado canalizar la frustración y la ira hacia dos vías muertas como son IUP y CS, para al final acabar en la misma orilla con la cabeza gacha. Cs asumió el voto de castigo al PP y podemos asumió el voto del hartazgo y de la ira, que necesitaba algo más que seguir el guión de la alternancia política. Ahora Cs ha devuelto sus votos y Podemos ha tirado los suyos entre gente desengañada y domingueros desidiosos que no han ido ni a votar. Gana la corrupción, gana el miedo y gana el Sistema, que lo tiene todo controlado.

sábado, 25 de junio de 2016

Brexit, no a Europa






El Reino Unido, presentó ayer en Europa su nueva versión de El Corte Inglés.

martes, 10 de mayo de 2016

¿Tienes Enemigos?





Los enemigos no existen, se los crea uno mismo.


viernes, 6 de mayo de 2016

Ganar perdiendo como un Señor.




    Hay derrotas que son una victoria en realidad y esta del enlace que adjunto es una de ellas. La justicia es cobarde, indolente y clasista y ahora ya lo sabemos todos gracias a este padrazo. La pura verdad es que las leyes no se promulgaron para impartir justicia, sino para controlar y sojuzgar a la población.  Al código de Hammurabi me remito.  Así que la institución jurídica, esa máquina inútil que funciona como una tómbola manejada por trileros y políticos (por más que algunos se empeñen en hablar de independencia judicial), sólo sirve como barrera de protección del sistema, para que la gente no se tome la justicia por su mano. Esa es su función y por eso sirve para que los poderosos y los sinvergüenzas se refugien en sus laberintos y para que los pobres ingenuos que tienen la confianza de ampararse en ella, pierdan hasta su casa clamando en el desierto estéril e insensible de los juzgados. Más espíritu de Fuenteovejuna y menos respeto y miedo por las togas. Vamos, el que se han ganado a pulso.

http://politica.elpais.com/politica/2016/04/22/actualidad/1461343572_770150.html

viernes, 29 de abril de 2016

Pensar, no es aprender.






          Aprender sin pensar es vano. Pensar sin aprender es peligroso. Y siguiendo este viejo axioma de Confucio, me pregunto yo ¿Los congresos de obesos, se llaman congruesos? ¿Por qué las ciudades cada vez están más llenas de gente y más vacías de personas? ¿En la mermelada de zanahoria, cuándo se acojona a la zanahoria con el rallador? ¿Por qué los astrónomos se empeñan tanto en encontrar agujeros de gusano, cuando yo conozco a un montón de personas que vive en uno de ellos?. Si es que no aprendo.