Fotogalería

martes, 22 de marzo de 2011

Regalos

Una colonia o un libro. Un libro o una colonia. Navidades, santos, cumpleaños y días del padre, siempre el mismo regalo, sin sorpresa, sin pensarlo, como si más que el regalo en sí, se regalara la molestia de ir a comprarlo.

sábado, 12 de marzo de 2011

Teta

Tenía una teta perfecta, sólo una pero perfecta, una de esas tetas dibujadas con tiralíneas, que ni siquiera parecía de verdad. Sin embargo lo era. Era La Teta por antonomasia, la teta diez. la teta patrón, una teta de estatua, de icono femenino para la eternidad, una teta de proporciones aureas y de pincel inspirado, una teta sublime e intemporal a salvo del tiempo y de la moda. Una teta por la que existir.

Qué pena que sólo tuviera una.

Minicuento


Y cuando él por fin se decidió a poner en marcha sus planes, ya se le había pasado la vida.

sábado, 5 de marzo de 2011

Marketing Celestial

Los americanos nunca inventaron el marketing, sólo la etiqueta. Por ejemplo, cuando los primeros clérigos llegaron al nuevo mundo y empezaron a predicar su credo, dando el cambiazo en los templos incas y aztecas de altares sacrificiales y corazones secos, por rudimentarias cruces de jesucristos, los lugareños literalmente se despipotaron de risa de que el dios de los cristianos fuera tan escuchimizado, pobre y débil y de que hubiera dejado que le crucificasen unos simples mortales. Su dios Huichilobos molaba mucho más, tenía mucho más poder y daba muchisimo más miedo que aquel barbudo "pinchao" en un palo. En vista del exitazo, la iglesia que no podía rendirse así como así y dejar escapar tan numeroso rebaño, quitó las cruces también de los templos y empezó a colocarles imagenes de la virgen María, que se parececía más a sus diosas de la fertilidad pero con ropa y que tenía un cutis envidiable. La nueva diosa fue rápidamente incorporada, traducida y asimilada a sus propias creencias y finalmente ensalzada a los altares del nuevo mundo.
Gracias a esta simple maniobra de marketing, y antes ni siquiera de que los americanos hubieran inventado el nombre, es por lo que suramérica es mayoritariamente mariana. Cosas de la fe.

martes, 1 de marzo de 2011

HP

El alcalde Ruiz Gallardón, el H. P. de la villa de Madrid, en su desmedido afán recaudatorio por seguir haciendo obras faraónicas a mayor gloria de su persona, es que ya no se fija ni donde le colocan los parquímetros los responsables del mobiliario urbano. ¿Se puede ser más tonto? ¿Quién es el genio que ha puesto este parquimetro de la calle San Bernardo delante de una rejilla de ventilación? ¿Así se garantizan hasta los céntimos que se nos caen al suelo?, No sé yo si el H.P. Gallardón usará mucho los parquímetros, pero le informo por si acaso, de que es bastante normal que a la gente se le caiga alguna moneda al suelo cuando está dando de comer a sus sacaperras. Desde luego el que barre en el foso, debe ser el barrendero más feliz del mundo.

¿Cómo?... ¿qué no le gusta que le diga lo de H.P?... ya, a mí tampoco me gusta que me tomen por idiota además de chulearme la pasta y en cualquier caso no se me sulfure que con H. P. quiero decir Hijo Predilecto,... ¿Qué se pensaba? Encima que le llamo lo que más le gusta oír. Y a diferencia de él, sin cobrarle por ello.