Fotogalería

lunes, 31 de diciembre de 2012

George H. Bush

'Spiegel' publica por error el obituario de George H. Bush en su edición digital.
A mí me parece un error comprensible, ya que este señor huele a podrido desde hace bastante tiempo, en cualquier caso que enmienden la equivocación, haciéndole un tratamiento preventivo a base de enemas de petroleo con heroína y si no, que se lo lleven a curarse del todo a un hospital de Bagdag o de Kabul.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Mil Vidas

He tenido que nacer mil veces y he tenido que vivir mil vidas que no eran la mía, para llegar hasta ti.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Victor Jara

"Canto, qué mal me sales cuando tengo que cantar espanto"
Esto fue lo ultimo que escribió, luego le dispararon 44 veces. Hoy, treinta y nueve años más tarde, la justicia chilena sentará en el banquillo a los ocho valientes que creyeron que a tiros podrían silenciar su voz.
Te recuerdo ...Victor

martes, 25 de diciembre de 2012

La era de Acuario

Un año más quiero desearos lo mejor a todos y especialmente a los que seguís este blog y pido para vosotros solidaridad, altruismo y apertura de mente, para que en esta nueva era de Acuario que empieza, seamos capaces de desterrar la ignorancia, la codicia y la violencia, de este viejo planeta vapuleado.    

miércoles, 19 de diciembre de 2012

21 dic 2012 (II)

El día 22, cuando ya se haya pasado el no final del mundo, de lo que más nos vamos a arrepentir, es de haber dejado volver salir a la superficie a toda esa élite podrida de jactancias que, por si acaso, se ha  refugiado dentro de un bunker y que jamás llegará a comprender que el mejor bunker del que uno puede disponer, es el de la tranquilidad de su conciencia.
Ratas.

Dios (fragmento Memoria del Elefante)

En el centro justo del calor el fuego no quema. Hacia el centro justo de la luz se puede mirar sin daño. En el mismo centro del frío está el calor, igual que en el centro del calor habita el frío. De la misma forma que en medio de la oscuridad hay luz y viceversa. Y todas las cosas habitan un mismo centro y sólo uno. Y sólo ahí. Un poco más allá el fuego ya quema y la oscuridad es ciega. Un poco más lejos, la luz no se puede mirar y el frío se llama hielo. Por eso existe un punto en el que todo esta comprendido, equilibrado, en el que los extremos se funden y todo es y no es, al mismo tiempo de un tiempo global que no transcurre, de un tiempo imposible de medir. Y es ahí, en ese centro, donde nace la energía, donde muere, donde siente. Ese es el lugar del que todos provenimos y al que todos regresaremos. Y todo sin haber llegado a salir, y todo en lo que transcurre ese instante, Dios, que nos parece tan eterno.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Pretensiones animales



















La mona le dijo al cerdo:
Vamos a aliarnos, cerdo. Si yo me subo encima de ti, tú dejarás de parecer un cerdo y yo dejaré de parecer una mona. Seguro que los dos juntos, pareceremos un caballo y un jinete de verdad.
Y allá que se fueron, la mona haciéndo equilibrios sobre el cerdo y el cerdo intentando un trote equino que no le dejara en mal lugar.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

12/12/12

La próxima vez que viva una fecha con todos los digitos iguales será el 01/01/01, pero del año 2101. Yo personalmente pienso seguir aquí hecho un Matusalén, para celebrarlo con todos vosotros, pero por si acaso algo me lo impidiera, quiero dejar constancia de que  la causa será totalmente ajena a mi voluntad. Seguro que para entonces, además, ya se habrá pasado la crisis.

sábado, 1 de diciembre de 2012

El ataque alemán desahucia a España

No tengo por costumbre poner en mi blog cosas que no haya escrito yo mismo (mi ego es así de desmedido), pero hoy voy a hacer una excepción con este interesantísimo y esclarecedor artículo sobre la crisis, sus origenes y sus responsables, firmado por Manuel Ballbé y Yaiza Cabedo. 

Los economistas reiteran hasta la saciedad que la imposición merkeliana de austeridad es un error, pero siguen sin entender que se trata de una truculenta estrategia del Gobierno y la banca alemana para desvalijar al sur de Europa con el fin de tapar el enorme agujero financiero alemán. Este expolio es posible debido a una desregulación jurídica que desde 2000 ha desplazado el capitalismo productivo por un “mercado casino” sin supervisión administrativa, en el que ha quedado suprimido el delito de información privilegiada y que funciona mediante apuestas en las que no hay que identificarse. Esta bolsa privada y sin transparencia, localizada en Nueva York y Londres, está en manos de un cartel compuesto por seis megabancos norteamericanos y seis europeos, todos quebrados y rescatados por sus Gobiernos, es decir, por los contribuyentes.
Este es el verdadero origen de la crisis: un nuevo capitalismo de casino y de apuestas en productos financieros tóxicos —como las hipotecas subprime—, que ahora especula con la deuda soberana de los países del sur. La causa de la crisis, pues, no es ni la burbuja inmobiliaria española, ni el endeudamiento —las deudas inglesa y alemana eran superiores—, ni la indisciplina fiscal. La burbuja ha sido hipotecaria: de titulizar y revender hipotecas tóxicas en el mercado. Precisamente, el Deutsche Bank fue uno de los mayores implicados, según reveló el Senado americano. Este banco ha colocado productos a sus clientes a sabiendas de que perderían dinero, tanto en Norteamérica (paquete “Gemstone VII”) como en Alemania, donde el Tribunal Supremo le condenó en 2011. Los ciudadanos alemanes fueron las primeras víctimas de la voracidad de sus bancos.
Alemania, además, es quien promovió las apuestas contra la deuda del sur. El Deutsche Bank fue uno de los artífices de este nuevo Merk-ado de deuda soberana —y de su índice de precios Markit— que disparó los ataques especulativos. Goldman Sachs asesoró a Grecia para ocultar su deuda y así logró entrar en el euro, después, con esta información privilegiada, apostó junto con Deutsche Bank que Grecia se hundiría. Atacar a países del sur fue la fórmula del Gobierno y bancos alemanes para recuperar las pérdidas de sus bancos ludópatas.
Semejante giro depredador contra la propia zona euro lo motivó la filtración del informe confidencial del supervisor financiero alemán, el BaFIN (confirmado por otro de Merrill Lynch), que valoraba en 800.000 millones los activos tóxicos del país en 2009. Dichos datos delatarían que una Alemania especulativa había reemplazado a su reputado capitalismo industrial. En vez de procesar a los responsables, cerraron filas e iniciaron el descrédito del sur para desviar la atención y sojuzgarlos.
Es rentable propagar el temor financiero; el dinero huye del sur por miedo a un ‘corralito’
Las Bankias alemanas han sido muchas: Hypo Real Estate fue rescatado con más de 100.000 millones de euros y en 2009 fue nacionalizado en un 90%; el Industriebank (IKB), con 10.000 millones de euros; los Landesbank (cajas autonómicas), como el Baden-Württemberg, el West o el Sachsen, recibieron unos 150.000 millones de euros; el Dresdner Bank, segunda entidad del país, quebró y fue absorbido por el Commerzbank, que a su vez recibió un rescate de 100.000 millones y cuyo 25% todavía está en manos del Gobierno de Merkel. El caso del Commerzbank es ilustrativo, pues el año pasado devolvió parte del rescate al Gobierno, 14.000 millones de euros. ¿De dónde sacó tan cuantiosos beneficios, si no es apostando en el casino con información privilegiada proporcionada por el propio Gobierno?
Este es el cambio clave del nuevo capitalismo de casino: los rescates y nacionalizaciones han transformado a los Gobiernos alemán, británico, suizo y norteamericano en cobanqueros que ahora disculpan la prolongación de ataques especulativos porque necesitan que estos bancos tengan beneficios rápidos y puedan devolver el dinero inyectado.
Además de estos rescates, Alemania —que se opone a que el BCE ayude a España— oculta que el Deutsche Bank recibió, solo en 2008, 20.000 millones de la Reserva Federal norteamericana junto con 60.000 millones para Credit Suisse y UBS (Unión de Bancos Suizos) a un tipo de interés regalado del 0,01%.
Se entiende cómo funciona un ataque especulativo tomando el paradigmático caso del imperio mediático alemán, Kirch. En 2001 los directivos de Deutsche Bank (Ackermann y Baumann) difundieron rumores falsos de que el grupo no podría pagar su deuda y que no conseguiría financiación. (¿Les suena de algo?) Provocaron la mayor quiebra contemporánea para apoderarse de él. En 2011 la justicia alemana esclareció el asunto y el presidente Ackermann, íntimo amigo de Merkel, dimitió y propuso una indemnización de 1.000 millones de euros para silenciar el escándalo. Como se ve, antes de Grecia, ya estaban curtidos en especulación contra empresas alemanas.
Idéntico sistema se está utilizando para desacreditar al sur. ¿Cómo se beneficia Alemania de este ataque a España?
Algunos países disculpan la especulación para que sus bancos intervenidos obtengan beneficios

1. Genera rumores para disparar el interés que pagará España cuando pida prestado dinero.
2. Impone privatizaciones de empresas rentables (aeropuertos, AVE, lotería…) que, de no resistir el Gobierno, pasarán a manos del norte a precio de ganga.
3. Provoca asfixia crediticia para devaluar las acciones de las multinacionales (Telefónica, Iberdrola, Repsol, Gas Natural…), con lo cual pueden apoderárselas grupos alemanes.
4. Pero lo más rentable al propagar pánico financiero —que es delito— es la huida de dinero por miedo a un corralito. De España en ocho meses de 2012 han salido 330.000 millones de euros (a los que hay que sumar su equivalente en Grecia e Italia), que van a parar a bancos de Suiza, Luxemburgo, Holanda y Alemania, cifras “sin precedentes”, según Bloomberg. El austericidio reporta grandes beneficios…

Bajo el disfraz de la “(in)dependencia”, Jens Weidmann, presidente del Banco Central alemán, ha contribuido a este pánico cuestionando cada test favorable a España. Sigue la línea de su predecesor, Axel Weber, quien el mismo año en que dejó el Bundesbank (2011) fue “premiado” por hostigar al sur con la presidencia de UBS, uno de los bancos privados del eje alemán que se beneficia de la deportación de miles de millones provenientes del sur.
El escándalo del líbor-euríbor y Barclays es la última prueba de las prácticas fraudulentas y especulativas de este cartel, el cual alteraba el precio al que se presta el dinero e incrementó el coste de las hipotecas de los europeos. Entre los implicados están el Deutsche Bank, Credit Suisse y UBS junto con Lloyds y Royal Bank of Scotland (RBS) —son las Bankias del Gobierno inglés, nacionalizados en un 40% y 80%—.
En cambio, nuestros principales bancos, Santander, BBVA y La Caixa, no están implicados en semejantes prácticas. Tampoco han necesitado rescate y el Santander es el mejor banco del mundo según Euromoney. Son un apetecible botín de guerra.
La Comisión Europea no ha detectado el cartel del líbor, ni el entramado especulativo sobre la deuda griega oculta, ni destapa el club bancario que controla el mercado casino de Londres (denunciado todo por la prensa norteamericana). Tampoco indaga quiénes son los beneficiarios del ataque especulativo que está desahuciando a los Estados del sur. ¿Seguirán la UE y el comisario Almunia haciendo la vista gorda a esta manifiesta vulneración del derecho de la competencia? Lo que sí sabemos es que su antecesor, lord Brittan (diseñador del mercado casino con Thatcher), se colocó como vicepresidente de UBS. Otro vicepresidente de la UE, Solbes, es hoy asesor de Barclays.
El Gobierno alemán, el gran desahuciador, pretende apropiarse del capital del sur hasta las elecciones de 2013. España tiene que resistirse al rescate draconiano y reaccionar para desenmascarar esta política perversa de austeridad con movilizaciones y demandas judiciales. El Tribunal de la UE (caso Sint Servatius, 2009) declaró justificada la restricción a la libre circulación de capitales si “socava el equilibrio financiero de las políticas sociales”. Más aún, si tal especulación socava la soberanía económica y la estabilidad de un país miembro. Presenciamos pasivamente la destrucción del mercado único europeo y la imposición de un mercado único euro-alemán.
Thomas Mann ya nos alertó: en vez de una europeización de Alemania, se está implantando una alemanización económica de Europa.
Manuel Ballbé es catedrático de Derecho de la UAB y Yaiza Cabedo, abogada.

Y aquí, en España mientras tanto, todos muriéndonos de ganas por comprarles un BMW,  un Audi,  un Wolksvagen, un Mercedes... pero qué poquito amor propio tenemos.
¿Qué tal si empezamos a consumir productos españoles?

sábado, 24 de noviembre de 2012

Nikola Tesla.

Jur, jur, jur, una vez escribí por algún sitio que había conocido a una persona tan inteligente que era capaz de entender el recibo de la luz. Lo hacen adrede, me aclaró después, así no te enteras de lo que te cobran porqué en realidad te cobran lo que les da la gana. Lo mejor es dar la lectura del contador tú mismo cada mes, y así evitar las lecturas estimativas que, cuando se reajustan, dan pie a todo tipo de abusos. Da igual si hablas de Iberdrola, Endesa, Gas natural Fenosa, Unelco, o la que sea. Todas son lo mismo, es decir el mismo monipodio acordado, pactado y monopolizado por los mismos señores que salen en los anuncios de la tele, diciendo que todo lo que hacen lo hacen por tu bienestar y por el medio ambiente. ¿Pero se puede ser más cínico? Si todos ellos saben que hoy en día, tecnológicamente ya es posible poner en marcha la ciencia que nos avanzó Nikola Tesla y obtener energía eléctrica gratuita de la propia tierra de forma ilimitada. Y de ahí a la automoción eléctrica un paso, y de ahí a mandar el petróleo al baúl de los recuerdos, otro paso, y de ahí a la contaminación cero, un pasito más, este muy cortito, y finalmente, de ahí a estrangular a la gallina de los huevos de oro de los dueños de la energía, el tiempo que nosotros tardemos en despertar y en empezar a exigir a nuestros gobiernos que inviertan en esa tecnología a muerte, en lugar de reducir cada vez más los presupuestos de investigación y desarrollo, haciéndole el caldo gordo a los vendedores de humo, que cada vez nos suben más el recibo. Dejaríamos de ver postes y torres eléctricas y cables por doquier y zanjas y... eso es, hablo de la energía eléctirca wifi,… ya digo, Nikola Tesla, murió en 1943, olvidado de todos y desprestigiado por los mismos vendedores de humo. Además tenía bigote y a mí los inventores con bigote, siempre me han inspirado mucha confianza.
Escúchenle.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Cinco lobitos...

!Les voilá, mes enfants¡ No son lobitos, son pincher aunque parecen pirañas.
¿A qué molan?

¿Viva la gente?

Cuanto más conozco a la gente, más me gustan las personas.
Es decir, que no por mucho marsupial amanecen más canguros, ya que no es lo mismo un esquí mal colocado, que un esquimal colocado. Ni parecido, vamos. Pero es que tampoco es lo mismo, coger y echar a andar por la calle de Claudio Cuello, que coger a Claudio por el cuello y echarlo a andar por la calle. Como tampoco es lo mismo, María, pon al fresco el besugo, que María ponte fresca que ahora subo.
No nos empeñemos, no tiene nada que ver, suena parecido, pero hay abismos de neuronas entre los dos conceptos. La gente es una cosa amorfa, sin cara, de aspecto colorido e intención inespecífica, -(¿hacia dónde coño va la sociedad?) -sujeta a un raciocinio y comportamiento ajenos, imbuidos, políticamente correctos y a poder ser conformistas. Las personas, en cambio, son mundos, galaxias y universos de opinión, de ideas propias, de criterio, de formación. La gente es biblioteca pública y las personas son libros. Las personas tienen enjundia y la gente sólo prisa. Las personas miran a los ojos, la gente no tiene mirada. Las personas compran, la gente consume. La gente transita, las personas pasean.  La gente imita, las personas aprenden. La gente molesta, las personas acompañan... Y lo peor de todo es que la gente nunca se muere y que las personas, sí.
Yo apuesto por la persona, antes de que el Sistema acabe por diluirla del todo en pro de la masa ciudadana, apuesto porque crezcamos y nos desarrollemos más en el concepto persona que en el de gente, porque  dejemos de ver a los demás como un bulto de carne y, sobre todo, porque dejemos para los cabreros las doctrinas propias de los rebaños.



viernes, 9 de noviembre de 2012

LLuvia (fragmento memoria del elefante)

Sudán, barro en Jubala. 2 002.
Durante el año anterior y pese a que todos miraran también insistentemente al cielo, no había llovido en Sudán. A pesar de que entonaran cánticos y oraciones estratégicas y noche tras noche danzaran ofrendas hasta el amanecer, en todo el año no había caído una sola gota al suelo que no fuera de sudor y, el futuro, se cernía sobre el país con cara famélica y sombra alargada. Las cosechas de algodón, sorgo, maíz... los rebaños de ganado, el trigo, el mijo, la goma arábiga... las llanuras salpicadas de osamentas de antílope y de ñu, de hambre en esqueleto, de barrigas abultadas y desesperanza. Ese año también tocaba sed, y con él ya irían tres. Así que resignación en la mirada hiriente, ribeteada de moscas, de niños y animales, resignación en la tierra reseca, en su piel resquebrajada a cuchilladas por el sol, de ese sol de justicia que nunca imaginé que pudiera calentar tanto. El aliento de África era un horno de polvo, un polvo de insectos y enfermedad, que se masticaba indolentemente a la sombra de las acacias.
Trabajábamos de noche, a la caída del sol o a primeras horas del amanecer, alumbrados por grupos electrógenos que retumbaban en cientos de metros a la redonda y atraían a una muchedumbre silenciosa, insomne, que nunca se cansaba de mirar como desenterrábamos su pasado. Luego, durante el día, permanecíamos en las tiendas, sin movernos para no sudar, soñando con una cerveza fría, con un paisaje nevado, con un simple cubito de hielo sobre el que poder patinar. Eso no era calor, el calor es otra cosa.
Sin embargo a mediados de mayo, al mismo tiempo que terminábamos de desenterrar a un segundo celacanto, mayor y mucho mejor conservado que el primero, rompió a diluviar. Así, por las buenas. Sin que hubiera llegado la época de lluvias. Como si después de tres años de sequía una mano misteriosa hubiera juntado allí todas las nubes del mundo y las hubiera exprimido de golpe sobre la incrédula tierra.
Por la mañana, el cielo había empezado a embalsar oscuros nubarrones de pucheros y estos habían ido espesándose paulatinamente a lo largo de las horas, hasta tapar por completo el color azul. Después se habían puesto negros, fieros y amenazantes, y por último, mientras brindábamos con agua hervida la alegría del segundo celacanto, el cañonazo de un trueno había roto el aire, el aire la balsa de nubes que contenía los pucheros, y el cielo había empezado a vaciarse.
Pero no llovió con mansedumbre, ni con bondad. No llovió con monotonía, ni con provecho. No cayó agua como en las páginas de Cien años de soledad, ni como en las de Mazurca para dos muertos. No llovió como cuando llueve de caricia sobre los hombres y los campos y el agua mima la vida y la renueva. No llovió como una lluvia amiga que viniera a humedecer el aliento del aire o a hidratar la piel abierta de la tierra. Ni siquiera a ahogar las moscas, la sombra alargada... la indolencia. Aquel año sencillamente, llovió como si nunca hubiera hecho falta que lo hiciera. Y parecía mentira que el cielo pudiera sufrir tanto, que pudiera gimotear sin prisas durante meses enteros, haciendo pucheros y más pucheros sin parar. Jamás la desesperanza, me empapó de esa manera.
Imposible trabajar. De pronto todo era barro. Las planicies se transformaban en espejos ondulados, en reflejos de cielo oscuro salpicados de árboles sin raíz, simétricos por arriba y por abajo. Las débiles cosechas, los caminos, el cauce de los ríos,... todo se borraba. Se desmoronaban las chozas como terrones de azúcar a los pies de la miseria. La gente y los animales huían buscando cobijo a la intemperie de las zonas altas. Trepaban a los árboles, a los tejados, se ahogaban... Se iban con el ímpetu de la desesperanza, sin querer, sin poder hacer nada... y aquello fue sólo el principio.
Acabó mayo, continuó el aguacero en junio y en julio no dejó de diluviar. Y cuando julio terminaba y ya estábamos aburridos de vernos la cara en los charcos del suelo, el cielo de agosto siguió haciendo espejos, pucheros y barro como si no hubiera consuelo para su desgracia. Al empezar septiembre ya nadie aguantaba más. Para entonces no quedaba una sola cosa seca en el campamento y nuestra piel y nuestro espíritu estaban tan arrugados como nuestra ropa. Mirábamos hastiados a las nubes y aunque estábamos convencidos de que tenía que escampar de un momento a otro porque era imposible que pudiera seguir lloviendo, penas nuevas empujaron a las viejas y continuaron cayendo llantos del cielo a lo largo de todo septiembre.
Erembebe Tananí, el jefe de uno de los poblados de los alrededores, hombre que ya nos era harto familiar por sus constantes trueques y limosneos, apareció una tarde envuelto en un ruido de pífanos y tambores infernal, escoltado por una nutrida embajada de desnutridos guerreros. Con gran pesar de su corazón venía a comunicar que los dioses de su tribu estaban furiosos con ellos por haber dejado que unos extranjeros hoyaran el suelo de su cielo, abriendo aún más la distancia entre ambos y que por eso enviaban aquel diluvio para llenarlo. El Poderoso Embebe Tananí personalmente, había estado toda la noche hablando con los dioses, bebiendo potingues mágicos y canturreando salmodias para mejor conectar con ellos, y así hacerles comprender que no albergábamos malas intenciones, pero los dioses se habían mostrado irónicamente impermeables respecto a este punto. Todo aquel agua por tanto, era sólo para impedir que siguiéramos haciendo agujeros con nuestros palos de hierro y en conclusión, no teníamos más remedio que dejar de excavar.
Después de llevar meses sin hacerlo no nos supuso esfuerzo alguno darle gusto. En realidad nos hubiéramos ido de allí hacía tiempo de haber podido circular hacia cualquier sitio y lo que menos nos apetecía era tener un conflicto tribal. Cuando el jefe comprobó que los grupos electrógenos estaban silenciosos, arrugados también bajo sus lonas y que nadie picaba en los tajos, prorrumpió en exageradas lágrimas y gestos de agradecimiento como si ya hubiera escampado y con la misma escandalosa parafernalia que había precedido su llegada al campamento, desapareció con su cortejo bajo la lluvia.
Entonces el cielo se abrió. Se hizo un súbito agujero en su piel de elefante y el sol bajó a bañarse en los  los charcos durante una larga tarde de arcoiris, sólo una. Después la cortina de agua se abatió con fuerzas renovadas sobre los pies descalzos de África y el suelo embarrado que le servía de colchón. Sobre su miseria y su hastío, sobre la indiferencia del mundo y el preludio de las plagas. Cuando la comida se hizo escasa estalló la violencia entre las tribus vecinales y la situación del equipo empezó a peligrar.
Lluvia roja en Jubala. Muerte esparramada por sus laderas, charcos de sangre en los charcos de barro, miedo con olor a aire sobre la cabeza. Tan sólo cuatro días bastaron para que el tiempo envejeciera en la mirada de los niños, para que resultara imposible imaginar que alguna vez la alegría pudiera haberse paseado por ellas. Impotencia y rabia. Algunas veces, el hombre, le sobra a la humanidad.
Cincuenta días después el Poderoso Tananí volvió al campamento. Demacrado y sin séquito, inspeccionó la maquinaria siempre inactiva y luego intentó con mil ruegos que aceptáramos a tres de sus hijos como regalo, para que así pudieran comer. Aceptamos al más pequeño y seguimos negociando largo rato. Por último, dándose por vencido, la cara entre las manos, las manos llenas de lodo, el jefe se marchó sin saber qué sería de los otros dos. En su poblado hombres y mujeres rezaron desesperados, rogaron a sus dioses que no les castigaran más, que secaran sus ropas y sus lechos... ,que les devolvieran el sol. Sin embargo los dioses no estaban y el sol no volvió a aparecer ese mes, ni al otro, ni al otro... ni después. Únicamente, cuando todos nos hubimos resignado a vivir para siempre debajo de un paraguas, cuando todos nos hubimos olvidado de qué color era el cielo y el último de los incrédulos quedó convencido de que nunca dejaría de llover, cuando ya nos daba igual que lo siguiera haciendo eternamente o no, porque ya no llovía ni desesperanza, sólo entonces, el diluvio cesó. Y todos vimos volver al sol, vago y cicatero, como si ya no fuera el astro de aquel cielo, como si ya no fuera grande ni caliente, sino un simple rescoldo lejano de la hoguera de las vanidades.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Sabiduría Guerrillera (fragmento memoria del elefante)

El grillo canta, no para no dejarte dormir, sino para mantenerte alerta. Por eso cuando él se calla, es cuando tú te despiertas.

viernes, 26 de octubre de 2012

Vida en el Universo

Pretender que no haya más vida en el universo que la nuestra, es como pretender que entre tres trillones de manzanos, crezca una única manzana.

miércoles, 17 de octubre de 2012

21 dic. 2012

El día 21 de diciembre del 2012, (salvo que los americanos hayan decidido empezar la tercera guerra mundial, o el Curiosity haya encontrado vida en marte) no pasará nada fuera de lo normal y el día 22, amanecerá como cualquier otro, el sol saldrá por el este y el Norte magnético seguirá señalando al ártico. No habrá rayo cósmico, no habrá final de los tiempos, no habrá cataclismo, extinción masiva, ni punto de inflexión espiritual que haga despertar esas nuevas, conciencia y consciencia, de las que habla todo el mundo y nadie concreta. Simplemente el calendario maya volverá a la casilla de salida de su primer catúm, la bolsa de Tokio abrirá a la hora en punto el acuario de los tiburones y un jueves corriente y moliente de vísperas de navidad, nos devolverá a la sempiterna rutina de nuestras vidas, recordándonos que el turrón ya se nos ha vuelto a colar en casa otra vez. Será la última vuelta de tuerca del Sistema, El Desencanto. A partir de ahí, o de verdad le damos forma a este hartazgo y, jugando con sus propias reglas, creamos un nuevo partido, una nueva idea, que podamos hacer valer en el Congreso para cambiar las reglas, o en menos de quince años, habremos vuelto a la sociedad de castas del siglo XIX , con el agravante del control absoluto que ejercerá sobre las libertades, los consumos y los movimientos del individuo, la tecnología.
Por cierto, que en cuanto a espectáculos celestes se refiere, a mediados-finales del año 13, está previsto que nos visite un cometa que podrá, dicen, rivalizar incluso con el brillo de la luna. No será como para que ninguna secta decida suicidarse en masa, ni como para pensar en que llega el planeta  Niburu, pero quizá  nos ayude a entender lo efímero de nuestra existencia, la cantidad de energía que perdemos en batallas que no merecen la pena y  con ello, a establecer un nuevo orden de valores y prioridades para el resto de nuestra existencia.
¡Joder, qué metafísico me he puesto!.

lunes, 15 de octubre de 2012

Don Félix Baumgarther















Y yo sin poder pasar de 120 con el coche. ¡Cómo me gustaría poder plantarme desde la sierra, en Madrid, en tan sólo cinco minutos!.
Por otra parte y en lo que respecta a la hazaña en sí de Don Félix Baumghm... no sé qué, ¡Olé tus huevos remolino, que ni siquiera te paraste a echar gasolina!

viernes, 12 de octubre de 2012

La Risa (fragmento de la memoria del elefante)

Aparte de para enseñar los implantes dentales, la risa, es la mejor medicina que conozco y la única y verdadera religión de la alegría. La única por la que no hay que morir, ni que matar a nadie, para alcanzar el cielo.

Les Luthiers

                                                                                                                                                                                      












Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,... (cojo aire)  ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja..., perdón,... ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,... lo siento, pero es que... yo,... ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja, ...Ya,  ju,ju,ji, ya está,... perdón,... ju,ju,jua,  de verdad... ya paro,... jis,jis,... ya me controlo. Es que vengo de ver a Les Luthiers y... ja,ja,ja, bueno ya si eso, sigo mañana.
Ja,ja,ja, 
ja,ja,ja,
ja,ja,ja,
Ju,ju.

jueves, 11 de octubre de 2012

Envejecer sin oler.















Hoy he aprendido a través de la nariz, que por su trayectoria ético moral, hay personas que envejecen y personas que simplemente se van pudriendo.

martes, 9 de octubre de 2012

HIP HOP life

http://www.hiphoplifemag.es/Un poco "traspasotao" de fecha me pilla a mí ya esto del hiphop, pero me encanta que a los chavales de ahora les apetezca leerse mis relatos breves y que me hagan un hueco en las publicaciones de sus tendencias. A todos ellos, muchas gracias.HIP HOP Life

lunes, 8 de octubre de 2012

Camelos y camelados

¿Pero cómo no se van a creer los niños el camelo de los Reyes Magos, si los adultos nos creémos el de la Democracia y el de la Justicia? Ellos, su ingenuidad, es comprensible y está llena de ternuras, la nuestra en cambio, no tiene perdón del cielo y nos fuerza a vivir en un calvario.

martes, 2 de octubre de 2012

WIFI

Era guapo, tirando a grande, probablemente una mezcla de Chau Chau y Pastor Alemán y sobre todo, tenía una personalidad especial. Uno de esos perros con un plus de entendimiento. Se acopló por iniciativa propia en casa, en plan okupa, en contra de la opinión de todos (ya teníamos cuatro mastines) y el nombre, "Wifi", se lo pusieron mis hijos, en vista de que no había forma de ponerle una correa, o tratar de sujetarle.

-Este perro es que va sin cables.

Y así ha vivido en casa siete años, yendo y viniendo sin cables, a su antojo y a su banda ancha, por la hectárea y media de parcela, hasta que se le han acabado las pilas. Nunca acudió a la llamada, sólo cuando él quería se te acercaba y se restregaba contra ti, nunca consintió en meterse bajo cubierto, prefería el cielo raso, un agujero en el parterre, o el paraguas de un pino. Defendía el territorio a muerte y ni siquiera tenía prisa por comerse el pienso que le daba. Me quedo con la curiosidad de saber exactamente la edad que podía tener, ya que cuando llegó a casa era un perro más que maduro y trotado, un súper viviente nato, a juzgar por cómo tenía la boca y por su forma anquilosada de moverse. Unos nueve o diez años, le calculé entonces y aquí en casa, ya digo, ha vivido siete más. Muchos años para un perro de su tamaño, que en cualquier caso pasaba ampliamente de los quince. Acabó ganándose su sitio, ganándose mi respeto y ahora que se ha ido, veo que el “jodio” también ha conseguido, que hasta le vaya a echar de menos.
Hasta siempre, amigo okupa.

domingo, 23 de septiembre de 2012

¿Evolu,... qué?

"Es imposible que el hombre provenga del mono, los monos son demasiado buenos". Lo decía Nietzsche y tenía más razón que un santo, aunque él fuera ateo y hubiera matado a Dios. Así que Darwin era un pobre iluso que a lo mejor sabía mucho de especies animales, pero no tenía ni puñetera idea de cómo es el ser humano. ¿Tanto viaje, tanta observación y tanto estudio, y no se dió cuenta de que no hay en todo el reino animal ningún otro ser capáz de cometer actos tan abyectos como los que comete el "Rey de la Creación"?. Me parece a mí que el señor Darwin, en Londres, miraba muy poquito a su alrededor.

martes, 11 de septiembre de 2012

Memoria genética (fragmento de Monólogos del Loco)




¿Quién dice que no soy amigo de los libros? Que yo asegure, doctor, que ya no leo, no significa que no sepa valorar la importancia que tienen los libros. Sin ir más lejos, ese grueso manual de psicoquinésis que tengo sobre la mesilla, me resulta utilísimo para alcanzar el altillo del armario y el María Moliner de dos tomos, me es imprescindible para plan­char­me los pantalones. Yo no puedo vivir sin los libros, doc. Aunque no me enseñen nada nuevo, con lo que ya saben, me llega. Por eso los cojo de la bibliote­ca. Por lo demás, todo cuanto necesito saber lo tengo archiva­do en mi memoria. Yo ya era alguien en algún sitio cuando el universo se hizo transparente y mi recuerdo abarca la historia de la evolución de princi­pio a fin y arroja la luz del día en la noche de los tiempos. En el origen. ¿A qué cree si no que me refiero cuando le digo que yo soy la memoria? ¿Al álbum de fotos? No me haga tan simple, doc. Yo soy la evolución y he llegado al final del camino. Soy el ser evolucio­na­do. La meta por la que han existido miles de especies y millones de seres a lo largo de cuatro mil quinientos millones de años y tengo a todos y a cada uno de ellos impreso en mi genoma. En mí mismo, he sufrido, sentido y asimilado todas las experien­cias, todos los instintos y todas las ideas que pueda albergar la vida y de ahí que los libros ya no me cuenten nada nuevo. Yo en cambio, podría contarle a usted que he muerto y renacido billones de veces, que puedo ver un gorrión volar y saber lo que se siente, que puedo ver a un ratón huir y compren­der su miedo. Yo puedo sentir la sensación que embarga a una hormiga inmersa en su miga de pan y en su metro cuadrado de mundo, sabiéndose unida por un código de impulsos eléctricos y de feromonas, al resto del hormigue­ro. Puedo recordar sin dificultad la voluntad animal que desata el afán de procreación, evocar la fuerza con la que una vez me dominó a mí. Puedo en definitiva, comprender y recordar cualquier reacción u acción del mundo animal que me rodea, porque en todo cuanto hacen siempre hay algo, un mensaje atávico, que me resulta familiar. Desde aquel caldo primigenio de cultivo en el que se cocinó la vida, en el que yo no era más que una torpe célula que se escindió para ser dos, hasta hoy, todo está fresco en mi memoria. Sé que una vez no fui nada más que mero instinto, igual que lo fue usted, igual que lo fueron todos los demás, pero a diferencia del resto, yo sí puedo recordarlo.
Aún guardo frescas las vagas sensaciones de mi existen­cia reptiliana, aquellas reacciones simples, inmediatas, sin antes ni después, en las que un instinto básico y bruto, era lo más parecido a tener un senti­miento. Más que vivir mi vida, entonces la contemplaba y el resto del tiempo permane­cía absorto en una estar obtuso y vegetativo, en una consciencia sumamente ambigua de mí mismo y de mi condición, durante la cual ni siquiera el tiempo pasaba. Sólo era un no concepto de nada, espeso, la no conjetura resumida en un escueto código de reflejos condi­cio­nados que gobernaba mi cuerpo escamo­so. Olores, sonidos, hambre, hume­dad..., sensacio­nes que no tenían nombre, sino un impulso asociado que me hacía moverme, cazar, o luchar por una hembra. Yo una vez fui una burda bestia de pantano que mató para sobrevivir, sin ni siquiera saber porqué lo hacía. Y usted mismo, doctor, aunque no quiera creérselo, en algún rincón de su cabeza una vez no fue más que un patético macaco, que por diferentes razones, babeaba varias veces al día y se untaba el cuerpo con sus propios excre­mentos. Es duro tener que admitirlo, ya lo sé, pero en conciencia no puede negárselo sólo porque hayamos saltado ya al siglo XXI. Esa parte también es usted y debería, no simplemente recordarla, sino tenerla bien presente. Únicamente así se puede alcanzar la plena integra­ción cósmica. Yo soy la plenitud del cosmos, la memoria del génesis y de su historia. Yo soy su conclusión y nada nuevo habrá después de mí. Soy el ser ultra evolucionado, el Superser que no se enchufa. Por eso, entre otras cosas, soy inmune a las enfermeda­des, a las intoxicaciones y probablemente a la vejez. Además, puedo respirar debajo del agua y de cualquier otro líquido sin límite de tiempo. Yo ya era Yo en algún sitio, cuando el universo se hizo transparente.

viernes, 7 de septiembre de 2012

De políticas y dimisiones




A mí se me ocurren un trillón de razones por las que los políticos deberían dimitir en pleno, e ir entrando por la puerta de una cárcel turca en fila india con los pantalones bajados. Es más, se me ocurren otro trillón de motivos por los que a los políticos habría que apartarlos de la sociedad, como se aparta un cubo de basura, o de residuos tóxicos, y sumergirlos en bidones en el olvido de la fosa de las Marianas. Ninguno de ellos vale lo que se come, ni el aire que respira y el simple hecho de que se crean capacitados para dirigir al resto de sus semejantes, debería ser motivo más que suficiente para que los encerraran en un frenopático sine die. Por ejemplo, la imbécil de Esperanza Aguirre, que es tan imbécil que ni siquiera le alcanza para ver lo imbécil que es, quiere matar a los Arquitectos que hacen obras que no le gustan, (a ella) porque esas obras permanecen más allá de la muerte de los Arquitectos. Si esto es lo que dice de los Arquitectos, habría que ver lo que le gustaría hacer con los anti sistema, los que no son del PP, los separatistas, los inmigrantes, etc. . O sea, una puta nazi con uniforme Chanel y con una lengua que si se la muerde se envenena, es lo que preside la Comunidad de Madrid. Muérete tú, Esperanza Aguirre de los cojones, no te jode. En cualquier otro país que no fuera de charanga y pandereta como este, a estas horas estabas más que dimitida, y muerta y enterrada políticamente de por vida. ¿Cuál es tu legado? ¿Un fondo de armario que le has copiado a Margaret Tatcher y que te hemos pagado entre todos?. Pues te queda como el culo, que lo sepas, cursi y repolludo a más no poder. Pero no era de la dimisión de esta lamentable política de la que yo quería hablar hoy, sino de la de otra que es Concejala en Yébenes, que se llama Olvido Hormigo, que grabó un video privado erótico para su marido y que alguien, no se sabe como, ha terminado subiendo a internet. La cosa está entre un futbolista de quinta regional, con fama de mujeriego, amigo suyo y el propio Ayuntamiento, a través de sus cuentas de correo (creo que ella es sociata y el alcalde del PP). La reacción contra ella ha sido contundente. Puta, Zorra y Guarra, son las cosas más suaves que ha tenido que escucharse esta mujer por parte de las amas de casa ávidas de hoguera pública, en el pleno del Ayuntamiento, al que acudió para presentar su dimisión, en vista de la que se había montado. Ni se te ocurra dimitir por eso Olvido. No por un atajo de estúpidas hipócritas de banco de iglesia, menopáusicas y pre menopáusicas, rancias, envidiosas, y con salva slips para pérdidas de orina. ¿A qué tarado estético le gustaría ver a una marujona de carrito de compra a cuadros y paraguas chillón, en un video erótico casero privado? Exacto, ni a su propio marido, borracho de desesperación por haber perdido las gafas. La vida privada de cada cual, es la vida privada de cada cual y la tuya no iba a ser menos.
Eso sí, puestos a querer dimitir, no te resultará difícil encontrar otros motivos.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Bolinaga




Asesinó a tres personas sin darles opción a defenderse, las dejó tiradas en la acera encima de un charco de sangre y expuestos al morbo público de los noticiarios. También mantuvo secuestrado en una caja de zapatos de hormigón, escondida bajo el suelo, a un semejante, durante quinientos treinta y dos días con sus noches, sin inmutarse, sin demostrar un ápice de piedad, de respeto, o de humanidad y ahora dice que quiere que le saquen de la cárcel -donde vive podrido pero sin arrepentirse, ni pedir perdón-, porque está muy enfermo y quiere irse a morir con dignidad a su casa.

Vivir para ver... y para oír.

martes, 21 de agosto de 2012

Tiempo Ingenuo



La vida es una risa,

la vida es un drama.

Cada día toca lo que toca

y no vale quedarse en la cama.


Todo cambia, es verdad, nada permanece más que el tiempo de un suspiro, de unos años, de una vida, … lo que dura un pensamiento. Tiene gracia la importancia relativa de las cosas, y que lo que un día nos hace reír, o sufrir tanto, que lo que un día es nuestra vida y nuestro empeño, pasado un tiempo sea ya sólo un vago recuerdo. Es curioso como se mueren las cosas por el simple hecho de no tenerlas y como se mueren los afectos por el simple hecho de no poder expresarlos. Es curioso como puede llegar a morirse sin morirse la gente, por el mero hecho de no tratarla.

Tic tac, el tiempo mientras sigue abriendo abismos, inexorable, ajeno, casi ausente. El tiempo lerdo, el tiempo sordo, el tiempo autista que sólo puede contarte lo que ya ha ocurrido, lo que ya ha pasado, lo que ya te sabes. El tiempo ingenuo, que pretende acabar siendo consuelo de todo eso que ya olvidaste.



sábado, 11 de agosto de 2012

Monólogos del Loco (fragmento)




Click, bien, ahora al revés, no así no, de perfil, sube la frente un poco y apártate el pelo de los ojos, click, esta ha sido buena, venga más, ahora túmbate en el suelo, click, genial, no, no me escondas los ojos, dame los ojos, click, eso es, date la vuelta, no, mejor boca abajo, sube más el culo, enséñamelo If, click, maravillosa, más, ahora de pie, a ver...separa los pies, las rodillas juntas, mete las puntas un poco hacia adentro, click, perfecto, tontaelculo total, pero no, no te muevas, sigue así e inclínate hacia adelante, muy bien, apoya las manos en las rodillas, click, una pasada, ahora quiero la misma pero desde atrás, súbete esa media que se te está bajando, o si no, mejor déjala como está, así da más morbo, click, ¡mm!, divino, es una pena que no puedas verte, no sabes lo que te pierdes If, vamos al sillón, colócate de rodillas y apoya los codos en el respaldo, eso es, la cabeza entre las manos, mírame, deja que te caiga el pelo hacía adelante, click, de cine, ahora desde atrás, arquea la espalda, click, separa un poco las rodillas, un poco más, click, click, demasiado, no me escondas la cara If, mírame, así está mejor, paséate la lengua por los labios, click, eso es lo que quería, eres la mejor, ¿te cansas?, aún quedan ocho o nueve fotos, veamos, siénta­te, pasa una rodilla por el apoyabrazos, sí, así, recuéstate, venga ya sabes lo que quiero, click, más sugerente todavía, click, eso es, así me gusta, click, eres única, me gusta que poses para mí, click, aquí en casa quiero que estés siempre así, medias con costura, zapatos de tacón y... nada más, click, venga cielo, quítate el cojín de ahí, enséñame­lo como a mí me gusta, click, usa los dedos, los dedos If, click, click, click... Nadie más que yo, le hace a If fotos como estas.

sábado, 4 de agosto de 2012

Egolatría II (Sintomatología y tratamiento)




La egolatría, básicamente es una molestia enorme para los que tienen que aguantar a un ególatra en casa, en el trabajo, en su círculo, o simplemente por las inmediaciones. Los síntomas son un desmedido amor por sí mismos, por su importancia y su prioridad absolutas, también puede manifestarse un patológico afán de protagonismo, hasta el punto de vivir en una permanente campaña de auto propaganda y de no poder mantener más que una única y monotemática línea de conversación (ellos mismos y su fascinante mecanismo). Frecuentemente creerán saberlo todo y saber de todo, no podrán callarse ni debajo del agua, no sabrán mantenerse en un segundo plano y serán incapaces de ver a los demás más que como el mero decorado de su vida. Pase lo que pase, se haga lo que se haga, se cuente lo que se cuente, ellos lo asumirán como propio, e invariablemente argumentarán, que a ellos le pasó primero, que ellos lo dijeron primero, o que ellos lo hicieron primero, y además, mejor y más grande. En los casos más recalcitrantes podrán llegar a añadir que son los más altos, los más guapos y los más listos y no se empacharán opinando que todo el mundo admira, o envidia su persona. No resultará sin embargo difícil calcular que todo lo que dicen que han hecho, estudiado, experimentado, etc, no cabe en el tiempo de su vida y que por lo tanto se auto diagnostican sin ayuda de resonancias magnéticas, ni catéteres por el orto.
"Padezco de egomanía y estoy muy malito".
El pronóstico no es excesivamente optimista. A largo plazo suele ser el desprestigio y el hartazgo generalizado y como consecuencia de ello es frecuente que acaben teniendo más amigos que se rían de ellos, que con ellos. En cuanto al tratamiento, en sí, sólo existe uno y no siempre funciona. Continuos baños de humildad parecen paliar los efectos, al igual que la rehabilitación de la empatía. Tisanas y sueros intravenosos de "...pues hasta mi perro se lame el pijo, mejor que tú", a menudo ofrecen buenos resultados también, aunque en sí mismos ninguno de los dos cure. Recordatorios constantes de refuerzo sobre sus debilidades humanas, sobre sus limitaciones animales y su futilidad cósmico-temporal, sirven para ayudarles a familiarizarse con la idea de que son tan especiales como cualquiera que pueda sentarse en un wáter sin ayuda. Una visita sorpresa a un geriátrico, o al pabellón de terminales de cualquier hospital, puede resultar en algunos casos una buena terapia de choque, aunque en este sentido y llegados al caso, tampoco hay que descartar el tratamiento fulminante de ponerlos en su sitio con una buena oblea verbal, que las venden sin receta.

jueves, 2 de agosto de 2012

Coca-Cola,... ¿asustando a los niños?

Es un monstruo de hielo, está en casi todas las máquinas expendedóras de refrescos de Coca-Cola, en la publicidad que lleva en los laterales y te puedes encontrar con él en el sitio más inopinado. A este de la foto que pongo, lo retraté en el pasillo de un hospital -se conoce que debía de dolerle algo- apoyado contra la pared y esperando su turno como cualquier hijo de vecino. Meses atrás, pululando por el Google Earth, me encontré -y publiqué en este blog- que a la isla Guam, le había crecido un falo gigantesco subacuático y que la cosa sonaba a cachondeo por parte de los los diseñadores de la página que parecían haber querido tapar algunas zonas con cochino recochineo. Lo de la Coca-Cola de hoy es otro de los miles de ejemplos de mensaje visual encriptado que tenemos delante de las narices sin que caigamos en ellos. Este va de monstruos y de cabezas cortadas.
Veamos:

Primero la foto en cuestión, tal y como la saqué y sin Pothoshop. Cuando uno la observa detenidamente, no tarda en darse cuenta de que por el lado derecho de la lata (según la miramos) asoma una especie de súcubo, de demonio gorgón con pico de loro, que parece encaramarse en busca del abre fácil de la lata. Trás él, más a la derecha, dos oportunos remaches de la carcasa, parecen observárle desde la oscuridad. Es evidente que esa pretendida gota de frescor, parece lo que parece y que no puede ser una pareidolia casual -nadie me va a convencer de que a los publicistas de la Coca-Cola se les ha escapado algo así- Pero sigamos mirando más de cerca...


Ampliando la zona de manera un tanto sibilina -lo reconozco- ahora descubrimos que al monstruito, en combinación con las letras, le han crecido unos dedos uñosos, manos cangrejiles, brazos intuibles, hombros de sapo y berrugas por la espalda, y que en realidad todo él abraza el refresco con posesividad, como si ya lo tuviera largamente conquistado -"mi tesoro"- Por cierto que tampoco me había fijado nunca en que las dos Ces de las archiconocidas letras, acaban en sendas colas de diablo

Los ojillos remachados por su parte, no pierden detalle. No tienen nada que ver con el monstruo en sí, pero mola el encuadre.


Hasta aquí, la cosa puede tener algo de gracia y casualidad, aunque uno no acabe de captar el sentido subliminal del mensaje -si es que lo tiene-, por más vueltas que le de a la composición. ¿Eres un monstruo de la Coca-Cola por beber Coca-Cola? ¿La Coca-Cola es un monstruo del frescor? ¿Es un demonio de burbujas adictivas que te tienta y que se apodera de ti como de la lata? ¿Es la nueva campaña de la Coca-Cola para Halloweeeen?...

Por último y ya por rizar el rizo, tumbo la foto, o sea la lata, hacia la izquierda y entonces ocurre lo que se puede ver a continuación.

Bueno, no, esto es mi perra que se ha quedado así de flipada cuando le he enseñado la foto. La de abajo es la que quería poner. En ella se puede apreciar que el monstruo es ahora una simple cabeza cercenada al más puro estilo Monsieur Guillotine. El ojo izquierdo ha desaparecido de su órbita y el derecho aparece desorbitado de miedos y agonías. No me extraña, el borde rojo de la lata le corta justo por el sitio -yo para mí que le ha dado en toda la nuez de Adán- las berrugas de sapo son pelo desmelenado en plena caída, y esas gotas de burbujas rojas parecen discurrir hacia lo que a todas luces emula un charco sanguinolento, siempre bajo la atenta mirada de un remache complacido. La escena acongoja al más sediento. ¿Por qué rojo si la Coca-Cola siempre fue negra? ¿De verdad que todo esto es mero producto de la casualidad? , ¿que no es lo que parece? ¿Qué lectura hay que sacar de esta publicidad?


No sé, a lo mejor es que yo tengo demasiada imaginación, pero por si acaso creo que voy a empezar a beber gaseosa.









jueves, 26 de julio de 2012

Pec@dos Postales (fragmento)

¿Te estás aburriendo Lucía?
Si tienes sueño, seguimos mañana. Ya sabes que el tiempo es nuestro aliado y que yo siempre voy a estar aquí, esperándote en estas páginas. Tenemos todas las noches que quieras por delante, para charlar así, en silencio. Resulta tan agradable estar contigo, los dos solos, compartiendo pensamientos...
Y es que tú a mí también me dices cosas aunque no me hables, me las dices leyendo, me las has dicho ya con escucharme hasta aquí, con sujetarme entre tus manos y acariciarme cada página con los ojos, mientras que yo te cuento.
¿Has visto qué cosas haces, niña mala? Seguro que no te creías capaz de llegar a tanto. Tú, tan responsable y tan formalita, tan hermosamente intimidadora y exigente...y, ¿has visto a la otra mujer que tienes dentro? ¿Has visto el camino que lleva? Pues aún la verás ir más lejos. Ni siquiera ha pisado la alfombra todavía... Sigue leyéndome Lucía. Sigue buscándome a solas donde nada nos moleste y yo te pueda hablar desde el silencio. Sigue diciéndome cosas tú a mí cada noche, cada siesta, llevándome a tu cama. Porque me estarás leyendo como te dije ¿verdad Lucía?... ¿Y me sujetarás con las dos manos también, supongo? ...Detesto amanecer desparramado en hojas por el piso, como un otoño sin jardinero.

viernes, 20 de julio de 2012

Artritis Reumatoidea Infantil (Síndrome de Still) II

Lo siento por Still, por el Doctor Still, supongo. Ahora reconozco que llegué a odiarle, a odiar su nombre que no a él, que sólo le puso su apellido a una enfermedad ladina y amiga de jugar al escondite. No pasa nada, ahora gracias a él también sabemos en qué consiste la Artritis Reumatoide juvenil y cómo hay que lidiar con ella. Yo evidentemente no soy médico, pero les aseguro que en relación con el tema sé (he tenido que aprender desgraciadamente) tanto como el mejor de los especialistas del tema. La Artritis que padeció mi hijo fue de las insidiosas, de las de peor grado que se pueden esperar. Desde los tres años, día sí, día no,... febrículas, dolores, hinchazón de las articulaciones de manera simétrica, largas noches de cojines, de buscar la mejor postura, la mejor distracción, el túnel del que hablaba en mi anterior artículo y del que llegué a estar seguro, nunca saldría. Y por ese primer artículo, por la enorme cantidad de visitas que tiene (el que más de mi blog) vuelvo a escribir este segundo sobre el mismo tema, sólo para deciros a todos los que os encontráis en la misma situación en que yo me encontré, que no desesperéis, que es una enfermedad larga, pero vencible, que está llena de momentos negros, pero que todo consiste en ser más cabezota que ella. Salvo en casos excepcionalmente extraños en el que pueden surgir complicaciones (cardiacas, renales, hepáticas principalmente) el tratamiento habitual será a base de corticoides (que en sí mismos no curan, pero ofrecen una mejoría en hinchazones, dolores y movilidad), e inmunodepresores (no olvidemos que hablamos de una enfermedad autoinmune), amén de aspirina, antitérmicos, infiltraciones, etc.
En el caso de mi hijo ( y cada caso es igual pero distinto y cada niño reacciona y supera esta enfermedad a su manera) las aspirinas, es lo que al final junto con los inmunosupresores consiguió controlarle los brotes. El resto, cariño, paciencia, rehabilitación (lo mejor la natación), a los trece años como consecuencia del genuvalvo que padecía (Rodillas metidas hacia adentro y pies hacia afuera) se sometió a una intervención consistente en un clampaje de rodillas (se insertan dos simples grapas en las rodillas, controlando el crecimiento del cartílago, de tal manera que se fuerza a este a crecer sólo por el lado que se ha desarrollado menos, enderezando así la pierna. Aparte de eso, a los dieciséis años le hicieron una artroscopia en una de las rodillas para eliminarle unos picos de hueso que le molestaban a veces. Desde entonces (y ya tiene veintinueve años y mide 187cm) hace vida completamente normal. De vez en cuando se toma una aspirina, si se ha excedido durante el fin de semana y le molesta algún tobillo, o un hombro y por lo demás su Still forma parte del pasado. Así que ánimo a todos, fundamental la actitud positiva y aprovechar a muerte los ratos buenos en que se puedan mover bien. No echéis en saco roto lo del nadar y nunca os desmoronéis delante de él, que en todo momento él ( y vosotros) estéis convencidos a ultranza de que se sale de esta.
Toda mi solidaridad y todo mi cariño para vosotros.

Monólogos del Loco (fragmento)

La habitación sesenta y nueve tiene un agujero cuadran­gular en una de sus paredes, que da a la calle. He estado hablando con él y dice que es una ventana. Asomándome por ella, más allá de la reja que impide que los locos se lancen al vacío, hay una alfombra de jardín manchada con flores de confeti, que por las tardes podemos salir a pisotear. Encima de la puerta principal, en la parte bonita y cuidada por la que llegan las visitas, unas enormes letras, seguramente pintadas con el lápiz de un gigante, les avisa de que se están adentrando en el Centro Asistencial de Comportamientos Anómalos, donde las cosas se perciben desde otra dimensión. Y sin llegar a maliciar que detrás de las siglas se esconde una CACA, o que los perturbados nunca “saltan” por una ventana para suicidarse, sino que simplemente se echan a volar pero se caen, entran resuelta­mente a ver a su loco particu­lar para poder marcharse cuanto antes. Todos tienen su loco y este, generalmen­te es compartido por el resto de la familia. Las familias pudientes, como de casi todas las cosas, tienen dos locos en lugar de uno. De forma regular, las visitas las ponen los domingos después de comer. Podría decirse que son una especie de suplemento semanal que te dan con el periódico en recepción y que luego se devuelve como un casco vacío para que sirva otra vez. Los visitantes son de muchos colores diferentes y todos huelen a tarde tonta de domingo y a niñoestate­quietopor­tatebien. Cuando llegan, preguntan amable­mente por su loco y enseguida se lo traen para que lo puedan sacar a pisotear el jardín de las flores de confeti. Debe ser interesante pasearse con un loco propio y familiar. A veces se traen la máquina de fotos y aprovechan para inmorta­li­zar algunas de sus expresiones más enajenadas.

viernes, 13 de julio de 2012

SERV.EMPLEO

Va y dice (el mensaje telefónico que me llega al móvil): "Oferta 3753 jefe de obra presentarse con cv. de 8:30 a 10:00 en ctra. las dehesas s/n julia contreras de 9/7/12 al 2/7/12" ... y se quedan como Dios, seguramente y todo convencidos de que cumplen una magnífica labor social desde su puesto del INEM.

Pero vamos a ver señor/a manda mensajes del INEM, ¿ No echa usted algo de menos en su mensaje, algún dato adicional sin importancia que me pudiera ayudar, como por ejemplo la localidad, la empresa, o un simple nº de teléfono en el que me pueda informar de a dónde he de ir? Lo de Julia Contreras, intuyo, ha de ser la persona por la que he de he preguntar o a la que he de hacerle llegar mi CV..., pero ¿dónde la busco? ¿Voy localidad por localidad de la comunidad de Madrid (espero que al menos sea en Madrid) buscando la carretera de las dehesas sin número? Muy diligentes de verdad y por si todas estas facilidades no fueran suficientes, encima me llega el mensaje el día 11, en el que casualmente me encuentro en Cuenca (cosas de familia) y no puedo ponerme a jugar a los detectives. Así que esta mañana madrugo, empiezo las pesquisas, localizo la carretera de las dehesas en Cercedilla, me pongo al habla con el Inem y me cuentan que no pueden darme ninguna información por teléfono y que tengo que personarme en la oficina de C. Villalba, sacar numerito de espera de la letra C y ponerme a la cola. Lo hago, llego a la oficina del Inem y el segurata de la puerta me dice que eso es de 9 a 10:00h y que como ya son las diez y cuarto, no puedo entrar. Le cuento que es el último día que tengo para optar a la oferta y que me faltan datos, se apiada de mí y me deja entrar. Dentro ni un alma, diez mesas vacías y tres señoras funcionarias hablando en una esquina. Parece que están de obras y hay escaleras y cables colgando del techo por todas partes. (Nuevas mamparas y divisiones)

-¿Qué quería? - me pregunta una de ellas.

-Buenos días - le respondo y le cuento el tema en plan resumen ultra preciso.

-Espere un momentito que en seguida le atiendo.

Me espero un momentito, dos, tres... mientras ellas mueven mesas y archivadores, recolocan potos y plantas del dinero por encima y discuten si el perchero queda mejor delante o al lado de la ventana.

-¿Les echo una mano? -se ofrecen mi impaciencia y mi ironía-

-No se moleste, gracias.

No me molesto, más momentito, más opiniones sobre el perchero, que delante de la ventana se choca al abrir, y que más hacia allá deja el paso muy estrecho entre las mesas... finalmente me toca el turno. Repito lo resumido y para empezar me ofrecen una explicación que no he pedido.

-Es que a veces el texto de los mensajes no cabe entero.

Luego me ofrecen una evasiva.

-Pues es raro que le haya llegado el mensaje con tanto retraso, debe ser culpa de los servidores que...

Finalmente, optan por cargarle directamente el mochuelo a otro.

-Además del mensaje esto se le comunica por carta, lo que pasa es que como ahora todos los carteros están de vacaciones, los suplentes no se aclaran con las rutas y la mitad de las cartas que mandamos no llegan. Nos pasa constantemente, ...todos los veranos.

Yo en cambio, opto por ir a lo práctico.

- Un teléfono, yo sólo necesito un teléfono, el de la señora Júlia Contreras (so escotofia-digo para mí-que no te enteras) me vendría bastante bien y ya si me especificara las señas un poquito mejor, sería fantástico.

Cinco minutos después salgo del Inem con los datos concretados y con dos horas de retraso entrego por fin el CV. en Cercedilla.

-No se preocupe, - me sonríe indulgente Julia Contreras- la hora era hasta las diez, pero no pasa nada, aún llega a tiempo.

Menos mal que hay alguien en este país que hace algo por el empleo.

PD.

La oficina del INEM de Collado Villalba está quedando monísima de la muerte.

martes, 3 de julio de 2012

El 15M

No hace falta. De verdad, no hace falta, no es necesario. Os agradezco mucho lo que queréis hacer por mí, los esfuerzos y molestias que os tomáis por hacerme la vida mejor , más diferente, más, ... ¿cómo decís? cómoda. Eso, cómoda o acomodada, es lo mismo, el caso es que os lo agradezco de veras. Os estoy eternamente agradecido de ante mano, incluso sin saber cuál es vuestro fin último real. Ya sé que os desvivís por mi seguridad, por mis derechos de ciudadano, por mi confort y por mis principios. Ya sé que os matáis literalmente por mi familia, por mi trabajo y por mi patrimonio, ya sé que todo lo que hacéis, lo haceís altruístamente, por mi bien y en mi beneficio, pero de verdad, sin ánimo de ofensa, sin acritud y sin preferencias políticas, iros todos ( los políticos y banqueros, se entiende) a tomar por el culo.




(Si es que sois capaces de encontrároslo, claro).


Atentamente:


El 15M

martes, 26 de junio de 2012

La Tos

El pobre con plaza vitalicia en la esquina de mi calle, tose todos los días entre las diez y la una, y luego, se le pasa. A esa hora, repentina­men­te, sufre una mejoría en sus procesos pleuríticos y para celebrarlo, se mete a tomar unas cañas en el bar que hay dos manzanas más abajo. Ahí, le he visto yo y por eso sé, aún sin ser médico, que su trancazo tiene cura.
El pobre de la esquina de mi calle parece ir a caer exhausto en cualquier momento dentro de un alcorque, parece que cada paso que da vaya a ser el último y que, como a un reloj viejo, se le vayan a saltar los muelles de la maquinaría del pecho con un postrero golpe de tos. Los días que llueve, tose con más ganas pero durante menos tiempo. O sea, como con prisa. Pero en ambos casos lo hace con tal maestría, que siempre logra suscitar muchas lástimas cristia­nas.
Sin embargo no se cae. Muy al contrario, cuando se harta de esgarrar, cuando su tosidura suena a calderilla misericordiosa en sus bolsillos, se pone más tieso que un miliciano el día de revista y se atrinchera en el bar la Perla, hasta que se le acaba el dinero y le vuelve a entrar la tos.
El pobre que tose por horas en la esquina de mi calle, espera a que brote la gente de la parroquia y de la boca del Metro, y se acerca a ellos para toserles con la mano extendida. Para repartir unas cuantas miasmas entre viajeros y feligreses, con un tono que habla de purulencias cavernosas legendarias.


Menos mal que luego, a eso de la una, se le pasa.

sábado, 9 de junio de 2012

A Marta

Abrazado a la ternura de tu pecho oigo el run run de tu corazón. No necesito más para quedarme dormido, para saber que mañana amanecerás junto a mí. Mi almohada ya no me consuela, ya no me sirve, ni me alivia, ni me acompaña, ni me llena. Ahora sólo me llena tu run run, el latido de tu inmensa presencia descansando a mi lado, respirando el mismo aire, el mismo sueño, el mismo cariño que yo.

lunes, 4 de junio de 2012

JA, JA

Yo empiezo siempre por reírme de mí mismo y luego ya de todo lo demás, que es lo que realmente me hace gracia. Si no lo haces así, es como comprar una gilipollez a plazos, que la disfrutas de momento, pero luego la tienes que seguir pagando.

sábado, 26 de mayo de 2012

Los Labios (Fragmento de Pec@dos Postales)

Yo no sé si usted será consciente señora mía, de que está en posesión de unos labios sumamente peligrosos, de que con unos labios como los suyos Dalila embaucó a Sansón, Salomé ganó una cabeza y la dulce Helena armó la de Troya. Y es que ha de saber usted que por el beso de unos labios como esos, los hombres se ven impelidos a realizar proezas, van en tropel a las guerras y pierden la cabeza con facilidad... Muéstrese señora mía, salga a la luz del día, donde las cosas se manchan con los colores y donde yo pueda ver bien que ese rojo de fresa que le tiñe de promesas la sonrisa, no es sólo una mentira de carmín...

martes, 22 de mayo de 2012

Así vamos

La Espe, que tiene un afán de protagonismo rayano en la vergüenza ajena es capaz de apagar los fuegos con gasolina con tal de no quedarse calladita y chupar cámara, micrófono, o lo que se tercie. La última es que piensa suspender la final de la copa del Rey, (antes de Franco y antes de la República) si la hinchada vasco-catalana osa silbar, pitar o abuchear, cuando suenen los compases del himno nacional antes del encuentro. Muy bien Espe, hija, tú provoca al personal y monta follón, en lugar de explicar los pufos de Bankia, o las cuentas deficitarias de la CAM que desde hace tantos años gestionas. Por la misma regla de tres, supongo que también habría que suspender cualquier otro partido de fútbol en el que se ondeen banderas con el águila imperial de la época franquista, o incluso con las consabidas enseñas pro nazi, que tantas veces hemos visto, sin que esta señora haya abierto la boca. El fútbol es fútbol, la política es política, los que pitan al himno nacional son unos cantamañanas que deberían pedir a sus clubes que no la jugaran, si tanto les molesta que les entregue la copa el Rey y lo de la Espe, ya digo, puro afán de protagonismo y de distraer la atención de lo que debería estar explicándonos a todos los madrileños.

Así que procuremos no entrarle demasiado al trapo, más que nada para no tener que seguir escuchando sus lamentables declaraciones de arqueopterix disecado en la televisión pública de la Comunidad de Madrid, que por cierto, pagamos entre todos pero que ella monopoliza.

viernes, 18 de mayo de 2012

Mal tratador

Hola Maltratador. Sí, ya sé que tienes tus razones,... las del bestia, las del hombre feroz. Y ya sé que sólo tú sabes lo que es mejor para ella, lo que le conviene y que nadie tiene porque inmiscuirse en vuestros asuntos,… que no tienes por qué dar ninguna explicación. Ya sé que tu caso es distinto, diferente al de los demás mal tratadores y que hay poderosos motivos que justifican todo lo que haces. Tú tienes tus razones,...las del bestia, las del hombre feroz que en el fondo es bueno, pero al que le pierde su genio. Y ya sé que ella es muy cargante y muy lerda y que después de tanto tiempo juntos, ni siquiera te sabe entender con una simple mirada. También sé que ella es tuya, de tu exclusiva propiedad y que tú eres su único horizonte, el único que debe tener porque así son las cosas en la forma de querer de tu corazón. Ella no quiere entender que tú has de ser suficiente en su vida, que eres muy hombre, que siempre lo fuiste y que además todo, todo lo que le haces, se lo haces por su bien. Ella en el fondo, también sabe que tú la quieres, que harías cualquier cosa, cualquier cosa, por retenerla a tu lado. Se lo dices a menudo, mientras se pone agua fría y hielo envuelto en un paño sobre el ojo, sobre el mentón, sobre los cardenales que salpican su piel aquí y allá, como si fueran los besos y las caricias de un amante de metal. Nadie te entiende, nadie quiere comprender tus razones, tus debilidades, o las frustraciones que ella consigue transformar en ira. Así que no todo es culpa tuya, la culpa la tienen la sociedad, los celos, el alcohol, o la maldita falta de dinero. La tienen las metijonas de sus amigas, las cizañeras de sus hermanas, las feministas come cocos, la estúpida opinión pública que de todo hace una moda y se aborrega en lo que le opinan por la televisión. Es verdad, todo y todos tienen la culpa menos tú. En realidad tú, si uno lo mira bien, eres la verdadera víctima de este conflicto, porque nadie se pone nunca de tu parte y nadie quiere escuchar tus argumentos, al contrario, te retratan como a un ser vil y despreciable, te acorralan y tú no haces sino defenderte ¿Qué saben los demás? ¿Quién se cree que es esa opinión pública para meter las narices en tu relación, si no saben lo que tú tienes que aguantar? Además tú eres bueno en el fondo y la quieres y serías capaz de hacer cualquier cosa, cualquier cosa, para demostrárselo, pero entre todos consiguen que acabes volcando tu ira contra ella. Por eso luego te arrepientes y le pides perdón y le prometes que no volverá a suceder, y le explicas eso de que tú eres muy hombre y de que cuando se cuestiona tu hombría te faltan palabras para dar argumentos, pero te sobra genio para quedarte callado.
Menos mal que ahora todo eso ya se acabó. Menos mal que ahora por fin se terminaron los insultos y las vejaciones para siempre, menos mal que ahora conseguiste hacerla entrar en razón, haciéndola sufrir, sí, pero encontraste el argumento definitivo para que no vuelva a suceder, encontraste el remedio, se lo pusiste y por fin hay paz en vuestra relación. Gracias a eso, ya nunca más volverás a degradarte frente a ella por culpa de los demás.
Ahora todo es silencio, un mar de calma. Su boca ya no te reprocha, ni te llama cobarde, sus ojos, esos ojos de azul cielo que un día te robaron el corazón y que te pertenecen, ya no te miran con ese brillo decepcionado, desconfiado y avergonzado de ti. Ahora su cara está serena, su pelo ordenado, sus manos placidamente entrelazadas sobre el regazo, tranquila y segura de que ya nunca más volverás a hacerle daño. Ahora ella está muerta y por fin los dos estáis a salvo de ti.

miércoles, 16 de mayo de 2012

La Muerte (Monologos del Loco- fragmento)

Los muertos, la muerte, únicamente interesan a los vivos. Los vivos nos pasamos la vida hablando de la muerte como si morirse fuera una rareza, o algo espectacular, que nada más pudieran hacer unos pocos osados con buen entrenamiento, y no obstante, a todas horas, en cualquier sitio, hay alguien que va y se muere. No importa que lleve toda la vida vivito y coleando, ni que nadie le haya explicado jamás cómo se hace. La muerte es una cosa autodidacta. Morirse es fácil, cualquiera puede hacerlo sin necesi­dad de realizar un esfuerzo especial o un cursillo por correo, e incluso, para que se vea lo fácil que es, uno pude morirse hasta sin tener ganas. La muerte no tiene nada de especial. ¿Acaso ha visto alguien una empresa de pompas fúnebres que se anuncie diciendo: Muertos de muerte exclusi­va. Muérase con nosotros y deje boqui­abier­tos a sus allegados? Para nada, vamos. Morirse es casi una ordina­riez, un último acto fisiológico y a pesar de ello, no hacemos más que hablar de la muerte y de los muertos. Contabilizamos, numeramos, archivamos y apilamos nuestros muertos. Hacemos catálogos de muertos y de formas de morir y cuando alguien descubre una nueva, corre a contársela a su vecino: ¿Te enteraste?, se atragantó con una bocanada de aire y se murió, por lo visto la respiró tan fuerte que se le fue por mal sitio. ¡Qué original! La muerte siempre es la misma, pero hay muchas clases de muertos y por eso, cada uno, tenemos los nues­tros. Hay muertos que ni nos van ni nos vienen, como los del vecino. Hay muertos desagrada­bles que tampoco nos van ni nos vienen, pero que nos los encontra­mos de sopetón en la calle o en alguna carretera y nos dan el día. Hay muertos de miedo, muertos feos que se mueren asustando, muertos complicados con los que no se sabe que hacer, muertos ocasionales que se cruzan en nuestras vidas durante un rato y de los que nunca volvemos a saber nada. Hay muertos románticos y poéticos, que inspiran canciones en los sepelios, muertos heroicos que se convierten en piedra y se suben a los pedestales de los monumentos, muertos que se nos mueren a todos un poco y a los que enterra­mos con el vello erizado y palabras hermosas. Hay muertos indignantes, muertos que te soliviantan y muertos a los que habría que matar otra vez. Hay muertos inocentes, muertos productivos y muertos inútiles. Hay muertos cómicos, grotescos y muertos de fosa común. Hay muertos de todos los colores y pelajes, de todas las nacionalidades y tamaños, que a todos, en el fondo, ni fu, ni fa. Pero esos no son todos los muertos. Aún hay muchos más.
Hay muertos que te tocan de refilón, como aquella tía Marcela que se fue a Cuba en sus años mozos y que ahora vuelve, como el buen vino, metida en una caja y con sesenta años más. También hay muertos improba­bles, muertos allegados, muertos compañeros que le trastor­nan a uno durante días y luego de pronto, otro día, se cumple el décimo aniversario de su defunción sin que nos hayamos vuelto a acordar de ellos. A partir de ahí, los muertos que quedan, son los muertos del corazón. Del nuestro. Nuestros muertos. Y en ellos hay muertos sentidos tenues, véase el caso de; la pobrecita abuelita que ya era muy mayor y cuya muerte, no por menos previsi­ble, deja de conmocionar y muertos demoledo­res, los muertos en los que uno nunca quiere pensar. Esos muertos que te desgarran a jirones el terciopelo de la alegría, que te contagian su muerte y hacen que tú te mueras en vida. Esos muertos que cuando se imaginan, se apartan de la mente como la más horrible de las ideas y que cuando llegan, lo hacen para quedarse, doliendo en silencio en el centro justo del alma, probablemente durante toda la eternidad.